En: Un curso de milagros2

cómo desapegarme emocionalmente

Hoy hablaremos de lo que es el desapego y como entenderlo realmente, y saberlo aplicar a nuestra vida. Lo que sigue es una transcripción de una estupenda charla de Enric Corbera.

Para entender lo que es el desapego tendremos que hablar de su complementario, o sea, del apego. Bien, entonces vamos a partir de qué es el apego. Utilizamos una característica que prácticamente tienen todos los seres vivos o al menos los mamíferos y por descontado los seres humanos, que se llama la empatía. La empatía es la capacidad de que yo me puedo poner en el sitio de otra persona y hasta comprender y sentir sus sentimientos, sus emociones, etc. Pero el problema está cuando utilizamos esa empatía de una forma muy egoica, cuando pensamos o creemos que mi vida iría mejor si realmente estoy con ciertas personas, en ciertas circunstancias y viviendo ciertas experiencias. Eso me lleva a lo que ya dijo Buda en su día, que una de las causas del sufrimiento y el dolor humano, es precisamente el apego y también que está relacionado con los deseos. El apego y desear que las cosas fueran como a mí me gustan pues son 2 sinónimos, por tanto, cuando Buda ya lo decía, y aquí lo tenemos que recordar, hace más de 2500 años que se dijo, no quiere decir que eso la gente lo haya integrado.

Enric Corbera
Enric Corbera

El apego tiene unas características muy importantes pero la primera y para mí la más importante es que yo me siento separado, es la creencia de que yo estoy separado de los demás, es un concepto muy dual, es un concepto de carencia, de falta. Por lo tanto, si yo parto de la base del principio de la escasez, del no tengo o de lo que me falta o de la creencia que mi vida será mejor si tengo algo o me relaciono con ciertas personas, entonces aquí empieza mi dolor y sufrimiento. Cuando creo conseguir esas relaciones o esas circunstancias que pienso y creo que son las que me harán estar bien, entonces surge otro problema que es el miedo a perder, por lo tanto, el apego siempre es dependencia, es “yo pienso, siento y creo que mi felicidad, o mi bienestar a todos los niveles depende de algo o de alguien”. Y si mi felicidad y mi bienestar dependen de unas personas o de unas circunstancias o de unas cosas, luego viene, como decía, el miedo a perderlo.

También el apego tiene otra característica muy importante, que es la inseguridad, la falta de seguridad con uno mismo. Y otra característica también que es muy importante para definir el apego es que, si yo creo que mi felicidad, mi bienestar dependen de cosas y de personas, entonces yo haré todo lo posible para no ser yo mismo, o sea, como me debo de comportar yo para que los de más me acepten o para que yo pueda conquistar cierta persona o realmente pueda vivir ciertas experiencias. Y aquí este punto empieza a ser realmente grave porque cuando yo decido hacer ciertas cosas que realmente ni siento ni pienso pero que creo que las debo de hacer porque de esa forma mantendré contento o contenta a las personas a las que me estoy apegando, entonces eso me crea un estrés y una situación mental muy disfuncional que se llama: las adicciones emocionales. Por lo tanto, las adicciones emocionales seria el siguiente paso.

cómo desapegarse emocionalmente

La disfuncionalidad se expresa en una frase que todo mundo conoce: sin él no puedo vivir, desde que te conocí soy el hombre o la mujer más feliz del mundo, etc. Esa disfuncionalidad crea vivir relaciones que las llamamos relaciones especiales que siempre están revestidas de dolor y sufrimiento y vemos estas cosas que tantas veces nos cuesta comprender, como personas que viven relaciones de violencia llegan a decir “es que es el padre de mis hijos” o “es que lo quiero mucho” etc. Todo esto es el apego. El apego, como decía, tiene también que ver con la creencia en la escasez.

Haciendo una recapitulación de lo que estoy diciendo, el apego se basa, sobretodo, en la creencia de la separación, en la creencia de la falta, en la creencia que lo que me tiene que hacer feliz a mí no está en mi sino afuera. Por lo tanto, si está en mí y está afuera yo me tengo que hacer toda una serie de cosas para conseguir aquello que quiero conseguir y muchas veces toda esa serie de cosas me ponen en un estado de incoherencia emocional. Dicho de otra manera, lo que pienso, lo que siento y lo que hago no está en coherencia. Hago cosas que no creo, hago cosas que no siento y digo cosas que ni pienso tampoco porque yo creo que haciendo esas cosas conseguiré el afecto, el cariño, la atención o aquellas circunstancias por las cuales yo creo que me harían feliz.

Bien, como podemos ver aquí el apego es la clave básica de nuestro malestar emocional. Cuando aquí hablamos de bienestar emocional, obviamente estamos hablando de estar en un estado de coherencia y de paz interior y con la comprensión de que realmente la experiencia que yo estoy viviendo no la estoy viviendo por casualidad, sino que tiene que ver conmigo. Esa forma de enfocarme ya no es un tema duable, es un tema no dual, entendiendo que en la vida no existe la casualidad ni la mala suerte y que los encuentros no son fortuitos, sino que hay una resonancia, hay una información que se refleja en esa frase archiconocida que dice “Dios los crea y ellos se juntan”.

cómo desapegarse emocionalmente

Al final, cuando empezamos a pensar así, el siguiente paso, y que sería el camino hacia el desapego, sería “vamos a ver ¿para que yo estoy viviendo esta situación?” A este proceso se le llama aceptación. La aceptación no hay que confundirla con la resignación. Mira, la aceptación siempre es vivir la experiencia con sabiduría, es saber que, si yo estoy viviendo aquella situación, hay algo que yo debo aprender y eso lo puedo aplicar a cualquier situación en mi vida.

Nosotros somos información y que esa información está a través de nuestro inconsciente y se expresa en nuestra vida en forma de circunstancias, de hechos y de relaciones interpersonales. Y cuando realmente utilizamos esas circunstancias como espejo para poder vernos reflejados a nosotros mismos cuando realmente comprendemos que me estoy proyectando constantemente, entonces yo puedo tomar consciencia de que realmente esa aceptación es que gracias a la experiencia que estoy viviendo, yo puedo conocerme a mí mismo, y este es el grado de sabiduría, mientras que la resignación siempre es dolor y sufrimiento que se puede resumir en “es un mal karma”, “es la cruz que Dios te ha enviado, tienes que aceptar esto con resignación”. La resignación tendría que ver con apatía, o sea, “esto es lo que me toca vivir y no puedo hacer nada”, y eso no es así. La aceptación siempre está en formación.

Cuando yo acepto una experiencia o experimento una relación que me puede gustar más o me puede gustar menos y me alejo del posicionamiento del victimismo, entonces estoy siendo sabio. Por tanto, aceptación es sabiduría, resignación es dolor y sufrimiento. Aceptación es movimiento, resignación es apatía, quietud, quedarse quieto sin hacer absolutamente nada esperando que pase algo.

El poder está en nosotros, ya está en nuestra mente y tenemos un poder y el poder es que yo siempre puedo elegir como puedo vivir cada experiencia en cada relación. Cuando realmente me siento atrapado en una relación, yo, si me siento atrapado es porque tengo miedo a perder alguna cosa, eso sería el apego. La aceptación es algo muy importante, lo primero que hace la aceptación es salirse de lo que se llama la zona de confort. O sea, yo acepto lo que estoy viviendo y acepto que eso que estoy viviendo tiene que ver conmigo. Puedo elegir vivirlo o con optimismo que representaría dolor y sufrimiento o como aprendizaje que vendría a ser la sabiduría.

Cuando yo realmente decido que aprendo de todo esto, cuando comprendo que lo que tengo que dar antes también resuena conmigo y es algo que tiene que ver conmigo entonces estoy haciendo un salto cuántico de consciencia, estoy cambiando mi consciencia y por tanto estoy cambiando mi universo. Bien, para dejar muy claro algo que mucha gente se lo pregunta es, “bueno ¿entonces la aceptación o el desapego es renunciar a algo, no puedo tener deseos, no puedo anhelar cualquier cosa?” Por descontado sí. En este mundo desear un bienestar, no solamente es normal, sino que es licito y desear tener un compañero o compañera en tu vida que comparta ciertas experiencias, obviamente que es así. Desear tener salud, claro que es licito, no solamente es licito, sino que es muy normal. El problema está cuando yo me agarro a que mi felicidad depende de esto. O sea, realmente el desapego es sentir tus necesidades, tus anhelos, tus deseos y soltarlos, soltarlos entendiendo que, si yo me apego a ellos, que si mi felicidad depende de esto y de lo otro, entonces yo estoy enviando una información al campo cuántico que es de necesidad y el campo cuántico o campo de la consciencia me va a enviar necesidad, por lo tanto, resumiendo otra vez porque esto es muy importante, yo puedo anhelar cualquier cosa, un buen trabajo, una pareja, cualquier cosa.

cómo desapegarse emocionalmente

El desapego está en que mi anhelo es licito y si lo hago desde un sentimiento de abundancia, si lo hago desde un sentimiento de que hay una energía, un campo que solamente percibe mis emociones y mis sentimientos en relación a lo que estoy viviendo, si yo eso que anhelo, mi deseo, le pongo miedo, le pongo ansiedad, lo que voy a vivir son situaciones de miedo y de ansiedad.

En un mundo dual, obviamente lo que vivimos, obviamente caminos fáciles no llevan lejos, ¿qué quiere decir? Que para que tú realmente puedas sacar lo mejor de ti mismo tienes que encontrarte con dificultades, con circunstancias que te hagan tomar esa decisión tan importante que estoy explicando, que es vivir la vida con desapego y repito que no quiere decir que tengas que pasar olímpicamente de todo. El desapego es el máximo compromiso contigo mismo con relación al mundo, es el mejor regalo que le puedes hacer al mundo porque yo me muestro aquí. Por ejemplo, yo estoy mostrándome aquí ante todos vosotros y estoy hablando del desapego. Y el desapego que estoy viendo aquí es que, aunque yo desee con todo mi corazón que os guste lo que estoy diciendo, puede que haya personas que no os guste nada. Bien, pues yo me desapego de una cosa y de la otra porque lo único que importa es mi coherencia emocional, es mi consciencia como yo estoy haciendo las cosas. Esto es mostrarte al mundo con desapego.

Una de las cosas que nos enseña a vivir con desapego es aprender a vivir en la incertidumbre. Mira, hay una cosa que es verdad, la siguiente, tú no tienes el control ni yo tampoco, o sea obviar querer controlar. El apego es control, es querer que las cosas sean como a mí me gustaría que fueran. El desapego es saber vivir en la incertidumbre, o sea, es saber vivir en el aquí y el ahora, es vivir cada instante como es, dando lo mejor de sí mismo y entregárselo a las personas para que hagan con aquello lo que ellos crean conveniente y, dicho de otra manera, lo que ellos crean conveniente y libremente. Y nosotros lo que pretendemos es empoderar a la gente, darles el poder. Y si quieres vivir las circunstancias como víctima vas a caer en el apego, y si hoy vives como maestría vas a vivir en la incertidumbre, estarás creciendo como persona y estarás despertando tu consciencia.

El desapego es vivir cada circunstancia de nuestra vida como una magnífica oportunidad, o sea, no existen los problemas como tales. Los problemas son formas de percibir una situación, en realidad todos en nuestras vidas tenemos circunstancias que las llamamos problemas. Estamos tan apegados a nuestro trabajo, a nuestra rutina, que cuando hay alguna cosa que nos distorsiona nos ponemos muy nerviosos, es como “¿qué pasa, mi universo se está tambaleando” y no nos damos cuenta de que tenemos una magnífica oportunidad.

El mundo en el que vivimos es el mundo del cambio, por lo tanto, evitar querer cambiar es un error. Entonces el apego es vivir una relación que puede ser con tu pareja, con mi amigo o hasta con un trabajo.

Mira, si tú tienes un trabajo, pues tienes la oportunidad de desarrollarte a ti mismo, aprender de ti mismo, crecer como persona y crecer como una experiencia profesional y encima tienes que dar las gracias a la vida porque te da la oportunidad de ejercer ese trabajo. Y obviamente lo más importante es desapegarte del trabajo, tal como yo explicaba no esperar que el trabajo te dé, sino que es lo que tú estás dando al trabajo. Eso es vivir con desapego, es lo que estamos haciendo aquí y lo que estoy haciendo ahora mismo y en este momento. O sea, no espero nada de que lo estoy haciendo, sencillamente doy las gracias, os doy las gracias a todos vosotros que me estáis escuchando, que me permiten que yo me puede expresar aquí y ahora y obviamente expresar qué es lo que siento y lo que creo y que de repente puede ayudar a muchísimas personas.

cómo desapegarse emocionalmente

Por lo tanto, cada circunstancia de nuestra vida, repito, en vez de esperar qué es lo que obtengo, te debes preguntar qué es lo que estoy dando, porque al final esto es lo que realmente va a importar. Porque si tú siempre estás esperando a ver qué es lo que obtengo, siempre vas a estar en una situación de disonancia, de ira a tu trabajo o de tener una relación que te cuesta porque no te están dando aquello que esperas, cuando en realidad… es más, puede ser que en el trabajo te despidan y tú lo puedes vivir como un drama o lo puedes vivir desde una experiencia de “que he aprendido con ese tiempo”. Y si el motivo de que yo este fuera o me hayan despedido pueden ser muchos factores, propiamente los puedes preguntar. El desapego es aceptar esa experiencia, una vez aceptada esa experiencia aprender de ella y una vez has aprendido de ella es entregárselo al campo cuántico y dejar que él que responda desde tu abundancia, desde la conciencia de que tú perteneces a un todo y que hay una energía que lo sustenta todo y que realmente lo estarás viendo en tu vida.

No estoy aquí para hacer proselitismo de fe en algo, estoy aquí para decirte que poner en práctica estas ideas puede hacer una diferencia, porque las ideas son poderosísimas, las ideas resuenan con el campo cuántico, o sea, vivir cada experiencia desde la maestría, desde el aprendizaje no desde el victimismo, sabiendo que la vida es cambio, es impermanencia, por lo tanto, cada situación en nuestra vida nos permite evolucionar a otro estado de cosas.

Cuando yo me agarro a un clavo ardiendo, cuando yo no quiero soltar, cuando yo quiero que mis hijos hagan o dejen de hacer, cuando quiero que mi mujer, cuando quiero que mi marido, cuando quiero que mi jefe, cuando quiero lo que sea, estoy atentando a una ley universal que es que tienen que cambiar los demás y no tengo que cambiar yo y eso es muy importante, ahí está el apego. El apego es no soltar, el apego no tiene nada que ver con el amor. El amor ama, suelta, el amor comparte. Esto es el desapego, el desapego es amor con lo que haces y no esperando recibir nada a cambio por lo que estás haciendo porque esto viene solo, eso viene por sí mismo, o sea, si yo estoy aquí ahora y estoy haciendo lo que estoy haciendo es porque mis circunstancias, mi forma de ver la vida me ha llevado hasta aquí, pero yo estoy desapegado a esto. Si yo mañana de repente pasa algo y todo cambia, pues haré otra cosa. El apego es creer que esto no se va a terminar nunca y que yo sepa en este mundo no se queda nadie y en este mundo todos se van y cuando uno vive con esa conciencia de desapego en la vida, solamente vive el presente porque de hecho el presente es el único instante que tenemos.

cómo desapegarse emocionalmente

Pregúntate ¿cómo estoy viviendo hoy el aquí y el ahora, como estoy viviendo yo mis relaciones interpersonales, como estoy viviendo mis relaciones en el trabajo, con mis amigos, cargo en la sociedad en general, que estoy haciendo yo para que todo sea mejor? En vez de esperar, en vez de quejarme, en vez del victimismo, en vez de esperar que el otro cambie, etc. En lugar de ello, dándome aquello que me gustaría que me diesen, quererme como a mí me gustaría que me quisieran. Por eso las relaciones personales de padres a hijos, de amigos… cuando caen en esa trampa del apego, entonces nos convertimos en manipuladores, nos convertimos en personas tóxicas porque de alguna forma siempre estamos pensando la manera de cambiar al otro, de hacerlo sentir culpable, etc.

Bien, como puedes ver el desapego realmente nos enseña a vivir con coherencia, a ser uno mismo, mostrarse siempre uno mismo, es el mejor regalo que se puede hacer a la humanidad y obviamente dejar que la vida te lleve esas circunstancias o esas relaciones que están en resonancia con tu forma de ver y entender la vida.

Por eso para terminar quiero remarcar lo que es la resonancia. No nos olvidemos que en el universo todo es vibración. Ya lo decían los antiguos vedas, todo vibra, todo resuena y que siempre nos estamos encontrando con nosotros mismos. Y ese encuentro que puede ser un trabajo, repito, en unas relaciones, en cualquier evento que te puedas encontrar en tu vida, no estás allí por casualidad. Por lo tanto, cuando vivimos nuestras relaciones con desapego, en ellas no hay dolor ni sufrimiento.

Mira, yo cuando conozco a una persona y sube a mi coche, a mi proyecto, siempre les digo hola y adiós. Y me dicen ¿por qué me dices adiós? y les digo: “porque llegará un día en que te tendrás que marchar”. La distancia que hay entre este hola y ese adiós, bueno, si supiéramos lo que dura, hay relaciones que duran un día y eso no quiere decir que sean malas y hay relaciones que duran una vida y no quiere decir que sean buenas. Lo importante es: qué es lo que has sacado tú de cada una de ellas.

Por lo tanto, el desapego es una conciencia de que somos seres plenos y merecemos vivir una vida con plenitud. Pero para que podamos vivir una vida con plenitud tenemos que sentirnos que estamos todos conectados, que estamos todos interrelacionados y que obviamente si yo me siento separado, si vivo con carencia, es lo que voy a vivir. Por lo tanto, para terminar, te diré esta frase: “vive cada experiencia, cada relación con toda Intensidad. Se y deja ser y esto es libertad emocional”. Esa libertad emocional que todos deseamos es tan simple como decir “se tú mismo, se tú misma y a quien le guste bien y a quien no le guste también”. Esto es el mejor regalo, se llama libertad emocional, vivir con desapego.

(Visited 4.795 times, 1 visits today)

About Elías Berntsson

Tuve una infancia buena y feliz. Luego comencé el instituto, allí hubo gente que me descalificaba. Afectó a muchas áreas de mi vida hasta que no tuve ganas de vivir, un día todo cambió y lo supere. Por ello decidí crear este espacio, para compartirte esperanza y motivación. Y decirte que como yo, tú también puedes ver tu maravillosa vida a través del amor propio.

Comenta un Gracias y comparte si te gustó:

2 comentarios en “Cómo Desapegarse Emocionalmente”

Deja un comentario