En: Autoestima, Felicidad, Relaciones0

cuba-1197800_1920

Seguir con rigidez un esquema convencional o tradicional es un claro indicio no solo de la inclinación que se tiene hacia lo ya conocido, sino también de que con alta probabilidad se tiene dificultad para aceptar lo novedoso, lo diferente a lo usual o lo innovador. Detrás de este comportamiento puede existir una actitud pesimista que se alimenta continuamente con pensamientos y sentimientos de inseguridad, de incertidumbre, así como de temor a lo desconocido. Salir de la zona de confort, de esa zona de lo ya conocido puede llegar incluso a representar una situación de peligro para quien no está preparado por cuánto la persona no sabe con qué se va a tener que enfrentar y no cuenta con recursos personales lo suficientemente sólidos como para darles manejo de manera efectiva y le cuesta considerar la variedad de opciones de las que dispone para cada caso. Esto quiere decir que el problema no es lo que sucede, sino lo que se hace con eso que sucede.

Mientras quien es amigo de lo ya conocido a veces pone resistencias para encontrar las oportunidades que se esconden detrás de cada dificultad por estarse preocupando de no salirse del esquema o de los parámetros comunes (de eso que haría “la mayoría” de la gente en su caso), quien es amigo de lo nuevo, por el contrario, no solamente acepta lo nuevo o lo distinto a lo usual sino que también lo busca o lo propicia; es curioso de encontrar otra manera de hacer las cosas, casi siempre es alguien de pensamiento abierto y flexible, emprendedor, con iniciativa, y todo esto reunido lo lleva a congeniar con el cambio y seguramente lo hará un mejor líder en su grupo, ya sea familiar, social, laboral, etc.

Y tú, ¿eres amigo de lo ya conocido o de lo bueno por conocer?, ¿qué ideas has aprendido?, ¿cuáles creencias has alimentado? Es muy importante que tomes conciencia sobre estos aspectos para que comprendas el por qué de los resultados que tienes hoy en día y que sigues teniendo casi siempre de manera repetida. Esto aplica para todas las áreas de la vida. Por ejemplo: ¿Eres de los que piensa que estar en una relación en la que no eres feliz, en la que recibes desilusión y desengaños es preferible a estar solo o a conocer a otras personas simplemente porque ya te acostumbraste? o ¿estás en un trabajo que no te motiva realizar bajo unas condiciones que para ti son desagradables y lo aceptas solo porque crees que la estabilidad que llevas allí por el tiempo trabajado vale más que la satisfacción y el gusto por el mismo? O peor aún: ¿Sientes que no hay nada más para escoger o que no eres capaz ni merecedor de algo mejor?

Así pues, ¡Evalúate! No para criticarte, sino para reconocer cuáles son tus necesidades verdaderas y hacer algo por satisfacerlas porque recuerda que puedes y tienes derecho de ello. Si hasta el momento has sido prisionero de lo rutinario, rígido, esquemático y obsoleto, date ahora otra oportunidad. No quiere decir que nada de lo tradicional o de lo que se viene haciendo desde hace tiempo no sirva, sino que a ello a veces se suman acciones que lo único que hacen es anclarte a la idea de que eso es “todo” lo que puedes hacer, cuando la realidad es otra y existen muchas otras maneras posiblemente más enriquecedoras que te llenen de mayor satisfacción. Pero si no las pruebas, no podrás darte cuenta si funcionan o no en tu caso. Con ensayar no tienes nada que perder y en cambio sí mucho que ganar: experiencia que es el alimento de la sabiduría sobre la cual esta se cimenta.

Si ya estás decidido a ir acercándote a lo nuevo, empieza por pequeñas cosas para que se te haga más fácil asumir esta nueva actitud.

Los siguientes son algunos ejemplos que te pueden servir de guía, más tú podrás modificarlos o añadir otros de acuerdo a tu caso en particular:

¿Siempre dices las mismas palabras o frases para referirte a algo? Ahora emplea otras. Cuando te saludan y te preguntan cómo estás, ¿qué sueles responder? Ahora busca dar otra respuesta que sea mucho más divertida y positiva.

¿Siempre que vas a un restaurante pides el típico plato de siempre? Ahora ensaya con otros totalmente distintos u otros sabores.

¿Para ir de la casa al trabajo o viceversa siempre optas por la misma ruta de siempre?, ahora atrévete a tomar otro camino, a ver qué tal te va.

¿Estás acostumbrado a leer acerca de los mismos temas de siempre?, ¿qué tal si esta vez lees algo acerca de algo distinto? Ten presente que el conocimiento y el aprendizaje son infinitos y que hay variedad para todos los gustos, así como tipos de personas. Tal vez haya algo que hasta el momento no te haya llamado la atención porque ni siquiera sabías que eso diferente podría llegar a interesarte.

¿Siempre hablas con la misma gente y nunca te sales de ese círculo de amistad para ver qué otras personas pueden haber? Bueno, pues hay un montón de seres con los cuales podrías compaginar. No te cierres tú mismo las puertas.

¿Cada día haces siempre lo mismo?, entonces, ahora incluye nuevos hábitos que te traigan mayor bienestar y que te saquen de la monotonía.

Cuando practicas con frecuencia nuevas acciones o conductas te permites entre otras cosas, dejar de actuar en automático para empezar a hacerlo a consciencia y con base en las elecciones tomadas. En esa medida, te vas reconociendo cada vez más como un ser responsable y co-creador junto con la vida misma de tus propias experiencias.

(Visited 111 times, 1 visits today)

Si te gustó haz un comentario:

Deja un comentario