En: Felicidad0

Querido lector, este artículo está basado en una reflexión de Facundo Cabral, una persona nominada al premio nobel de la paz, que dejó muchas reflexiones profundas y hermosas para que aprendamos a tener paz interior y vivir sin ataduras. Esta reflexión trata sobre empezar a vivir, desterrar la amargura, e iluminar a los demás con tu alegría:

Comienza a vivir, deja las voces aprendidas y repetidas de la multitud y sal al encuentro de lo que de verdad importa, al encuentro de la vida. Estando así sereno, libre de paradigmas y voces, comenzaras a bendecir a los demás con tu alegría. Deja los lamentos, las opiniones y creencias que los demás te quisieron imponer y entra en la vida real, la cual sólo es armonía y paz, deja de complicarte la existencia, detente por un momento de tus afanes y podrás comprobar que la vida tiene sentido cuando simplemente la vives.

Consejos para Recuperar las Ganas de VivirAprende de todo lo que te rodea, acércate, no tengas miedo a lo nuevo. Pero sobre todo, aprende de ti mismo, aprende a estar triste sin tener tristeza, aprende a estar contento sin buscar un motivo. Canta, baila y sobre todas las cosas ama, ama incluso a aquel que no te comprende, porque todos somos humanos y queremos vivir lo mejor que sabemos, por tanto no juzgues, porque en la medida que juzgues, tu serás también juzgado.

Céntrate en el amor y recuperaras las ganas de vivir, te iluminarás, y tu alegría albergara una paz que no conociste, e irás ascendiendo como el pájaro que vuela alto y ninguno puede alcanzar.

La alegría nos hace sabios, no las respuestas a tus preguntas, ya que en la alegría no hay preguntas que resolver. Date cuenta de que eres parte de una creación indescriptible en belleza y poder, eres parte del universo, por ello eres inspiración para ti y para los demás. En lo más profundo de tu ser esta tu esencia, proveniente de la fuente que no tiene un final, por ello eres abundante, tienes todo lo que necesitas para llegar hasta donde tu corazón desee.

Vive más, no pidas más, porque de ti sale la abundancia. No mendigues a partir de creerte menos y tener poco, sigue y aprende de tu ser, de ti, y comprenderás que para vivir mejor tienes que ser mejor de lo que eras. Vacíate cada día de prejuicios y rencores y desilusiones, estate solo atento a éste momento, porque tiene todo lo que necesitas. Entonces lo verás todo como una novedad constante, tus ganas de vivir se renovarán y tu espíritu volará libre. Vacíate del pasado y te llenaras del presente, el cual esta lleno de todo, por estar libre de preconceptos.

Cuando vives en tu pasado y las cosas del pasado son las predominantes en tu forma de actuar, vives en aguas estancadas, ellas no producen vida, no pueden mantenerla, por tanto te encierras en lo que esta muerto. Es un muro que te separa de la vida. Vacíate de las aguas muertas del pasado y recuperaras las ganas de vivir, volverás a sentir como cuando fuiste niño. Te abrirás a todo, abrazaras todo, por lo tanto tu entorno será un parque de atracciones donde jugar.

Consejos Esenciales para Recuperar las Ganas de Vivir

Los niños son serenos y sus caras brillan porque están libres de experiencias y recuerdos, porque no saben de nada, pero al mismo tiempo lo saben todo, porque no es el más sabio el que tiene más conocimiento, sino aquel que ha aprendido a ser feliz. Aprende del niño que eras, aquel que todo lo goza, que todo le emociona y lo asombra. Así como un anciano quiere estar en su silla sin moverse porque recuerda demasiado, sabe demasiado, y vive en preconceptos por todas sus experiencias, no queriendo ver las novedades de cada día privándole de la vida, así también puedes elegir el pasado o experimentar las renovadas ganas de vivir del ahora. Porque la vida está en el ahora.

Cuando escuchas las voces viejas de tu interior, ellas no te dejan oír las nuevas que se encuentran en el exterior, pues esto realmente es todo lo que hay, lo viejo no tiene vida. Cuando tu interior calla en serenidad puedes escuchar la abundancia del exterior. Sólo en tu silencio podrás comprobar que la vida se reinventa constantemente, y tu eres parte de este acontecimiento sin tener que esforzarte por ello. Entonces volverán tus ganas de vivir, serás espontaneo, sonreirás sin motivos, crearas desde el corazón.

Cuando estamos en el ego, estamos en el pasado. Es decir, cuando creemos que alguien nos debe algo, cuando creemos que alguien es responsable de nuestra felicidad, se nos vuelve todo pesado, una carga. El ego es como un anciano, es viejo, por eso todo cuesta. El ego te priva de ser espontáneo como un niño, te empobrece, te roba las ganas de vivir, te hace creer que no tienes nada que ver con los demás, que tu eres un caso aparte, te envanece, te ciega, por ello cuando estas sólo sufres la soledad en lugar de disfrutarla.

Gracias por leer este artículo, me gustaría que escribieras un breve comentario con el punto más importante que has aprendido de este artículo.

Un abrazo,

Elías Berntsson

Fuente: Facundo Cabral

(Visited 99 times, 1 visits today)

About Elías Berntsson

Tuve una infancia buena y feliz. Luego comencé el instituto, allí hubo gente que me descalificaba. Afectó a muchas áreas de mi vida hasta que no tuve ganas de vivir, un día todo cambió y lo supere. Por ello decidí crear este espacio, para compartirte esperanza y motivación. Y decirte que como yo, tú también puedes ver tu maravillosa vida a través del amor propio.

Comenta un Gracias y comparte si te gustó:

Deja un comentario