logo
notfound

Amigos para Toda la Vida

the-gang-1339272_1920

Las relaciones necesitan cultivarse para que crezcan y se conserven a través del tiempo. Una relación profunda y enriquecedora requiere de los sentimientos positivos de cada uno de sus miembros, sentimientos que surgen de manera natural y nunca por obligación. Un amigo es mucho más que un compañero o que un conocido, es alguien a quien le tienes confianza para confiarle asuntos personales y a quien sientes como una fuente de apoyo porque te lo demuestra con sus acciones, no solamente porque te lo dice con palabras. Al revés también: alguien puede considerar que tú eres su amigo si le inspiras confianza y le haces sentir que puedes estar a su lado incondicionalmente tanto en las alegrías como en las tristezas, en los momentos agradables así como en los difíciles.

Seguramente tú y muchas personas más habrán escuchado mencionar estos aspectos sobre la amistad, entonces ya sabiéndolo ¿por qué en general prevalecen tantas relaciones superficiales de momento y relativamente tan pocas relaciones sinceras, gratificantes y duraderas? La respuesta es: porque todas aquellas ideas acerca de la amistad no se han interiorizado aún con suficiente convicción en la mente y en el corazón. Es posible que a nivel inconsciente aún prevalezcan creencias limitantes acerca de las relaciones humanas y que estés reproduciendo las viejas pautas aprendidas en tu familia o en tu medio de socialización más cercano, puede que estés siguiendo “automáticamente” modos de comportamiento que estás habituado a seguir con las respectivas actitudes con que estos van acompañados.

Hoy puedes elegir y decretar: “las relaciones son importantes para mi crecimiento humano”, “hay muchas personas buenas en el mundo en quienes se puede confiar”, “tengo todo el potencial para hacer excelentes amistades, de aquellas que duran para toda la vida”, etc. Pero para llevar estos pensamientos a la práctica necesitas reconocer primero lo que yace en tu interior, saber qué tienes en ti para ofrecer al otro, concientizarte de tus virtudes y de tus aspectos por mejorar, fortalecer ante todo la relación que tienes contigo mismo: ¿eres tu mejor amigo?, ¿te das aliento en los momentos de dificultad?, ¿te tratas con afecto?, ¿confías en ti? Afianzar esta relación “entre tú y tú” es crucial para todo en la vida, incluyendo por supuesto para la creación de relaciones profundas y positivas.

Recuerda que solo puedes dar de lo que tienes y que la calidad en tus relaciones con los demás son un claro espejo de la relación que has establecido contigo mismo a través del tiempo. Es decir, no es algo que se da de la noche a la mañana sino que es un proceso y como tal, se va construyendo mediante las experiencias, los hábitos y según el grado de determinación que se tenga en seguir con frecuencia prácticas de crecimiento personal.

Revisa cómo es tu red de apoyo, tu circulo social… ¿qué tantos amigos tienes? Y mejor aún: ¿cómo es la calidad en la relación que tienes con esa o esas personas a las que consideras amigas? Porque es mucho más importante tener relaciones sinceras, profundas y constructivas, así sean pocas, a tener un gran número de personas con las que te relaciones de manera superficial, de manera fingida, negativa y solo por conveniencia. Si este último es tu caso, la invitación es a replantearte tus elecciones (nadie te obliga a estar en relaciones así) y a preguntarte con una actitud tanto comprensiva así como amorosa ¿qué hay en ti que te hace atraer relaciones poco sanas? Ó ¿qué hay en tu interior que te lleva a aislarte y a repeler a los demás?

Sí, hay que reconocer que a veces es más cómodo echarle la culpa a los otros o a la sociedad en general de la insatisfacción que se puede llegar a tener en el área social, pero el problema de seguir en ese papel de víctima es la desconexión con la propia esencia, con aquella que es feliz por naturaleza.

Entonces, ¿de qué sirve lamentarse con que los demás no te dan lo que tú esperas o de que los otros son unos malos amigos? creyendo que por eso te haces fuerte y te dignificas al ser otros y no tú el del problema, ¿de qué sirve todo eso, llenarte de juicios y justificaciones si no eres feliz?

Hay amistades basadas en una relación muy positiva que pueden llegar a durar toda la vida, esto no es una falacia ni una utopía. Mira a tu alrededor y busca estas parejas y grupos de amigos seguros y felices para que te sirvan de guía. Si no los encuentras, no te rindas, sigue observando a un nivel más amplio y al enfocar tu mente en ello seguro los encontrarás. Luego, si puedes busca contactar con estas personas e identifica sus principales características en su actitud y comportamiento. Comprobarás que allí se encuentra la clave para establecer excelentes relaciones interpersonales: la actitud y el comportamiento que se deriva de una mentalidad abierta, que albergue pensamientos positivos, afectuosos, comprensivos, de aceptación incondicional y de interés por el bienestar del otro. En cambio, no hace falta contar con requisitos relacionados con la clase social, el nivel económico, el grado de popularidad, la belleza física o lo material. Nunca es trascendental lo que “tengas” sino lo que “eres” para la manifestación de las relaciones que deseas.

¿Y si yo cuento con esas características positivas, pero la otra persona no? tal vez te preguntarás. Entonces, como toda relación es responsabilidad de ambos miembros y debe haber reciprocidad para que sea fructífera, en ese caso simplemente no atraerás a esa clase de personas (a las negativas) ó llegarán a tu vida por algún motivo y luego se irán hasta que lleguen aquellas que sí estén en sincronía con lo que lleves en tu interior.

Así que, ¡fortalece todo tu ser y las amistades anheladas tarde o temprano se dejarán ver!

(Visited 895 times, 1 visits today)
Compártelo en tus redes sociales

Acerca del autor

Deja un comentario

© 2019-Aumentandomiautoestima. Todo los derechos reservados