logo

Atrayendo la Vida Soñada, La Historia de Nairo Quintana

Nairo Alexander Quintana Rojas nació el 4 de febrero de 1990 en el municipio de Tunja ubicado en Boyacá, Colombia. En su infancia y adolescencia vivió en la vereda (La Concepción) del municipio contiguo a Cómbita. De padres humildes y campesinos dedicados a la venta de frutas.

Cuando nació le diagnosticaron “el mal del difunto”: se tenía la creencia de que una mujer embarazada no debía ser tocada por nadie que hubiera acabado de perder a un ser querido puesto que el bebé podría correr peligro y eso le sucedió a la madre de Nairo cuando estaba embarazada de él. Entonces, le auguraron una muerte temprana a Nairo, puesto que presentó desde sus primeros días de vida fuertes diarreas y sangrados. Los padres buscaron varias alternativas de curación, pero estas parecieron en vano, hasta que acudieron a una persona experta en remedios a base de plantas nativas y fue lo que le ayudó a  recuperar la salud.

Cuando él tenía siete años de edad, su padre sufrió un accidente automovilístico, lo cual le ocasionó una discapacidad. Por este motivo, necesitó del apoyo de sus hijos (incluyendo a Nairo) en la realización de sus labores. Así que Nairo empezó a trabajar desde una corta edad para aportar a la economía del hogar y llegó a convertirse en el líder dentro de su familia. Se iba con su padre a las cuatro de la mañana para armar el puesto de venta de frutas en Moniquirá, entre otros lugares.

Siendo aún muy chico y sin tener todavía bicicleta, la conseguía prestada junto con su hermana para aprender a montar a cambio de las mejores frutas que él podía ofrecer. Todos los días salía con su padre y con su hermano a entrenar, inclusive en los tiempos más fríos. Se divertía y dejaba volar su imaginación.

A sus quince años, ya teniendo bicicleta propia, decidió usarla para transportarse hacia el colegio ubicado a unos 20 kilómetros de distancia en promedio. Justamente, en esas tantas veces fue que descubrió sus habilidades en el ciclismo, su fuerza y resistencia. Así que, cuando le contó a su padre, él decidió mejor comprarle una bicicleta de hierro.

Desde el lugar del negocio de venta de frutas le tocaba pedalear hasta la casa, alistarse para ir a estudiar, ir al colegio y luego recorrer más de 20 kilómetros para recoger las frutas que se venderían y así sucesivamente (hacía todo esto sin quejarse).

En el año 2009 a sus 19 años, debutó en el equipo de ciclismo: “Boyacá es para vivirla”, destacándose con excelente perfil de escalador. El director Vicente Belda le ofreció un contrato antes de que terminara su bachillerato. En la prueba de esfuerzo que le hicieron le fue tan bien, que decidieron repetirla creyendo que podía tratarse de una equivocación.

Durante ese primer año participó en algunas pruebas europeas, destacándose por ejemplo, en la subida montañosa a Urkiola, quedando a solo 36 segundos del ganador.

En el año 2010 pasó al equipo “Café de Colombia-Colombia es Pasión” y ganó en el tour del Porvenir con solo 20 años de edad. En el año 2011 el equipo ascendió de categoría lo que les daba muchas más oportunidades de participar en las competencias europeas incluida la del “World Tour”, máxima categoría mundial.

En el año 2012, tuvo un avance significativo al firmar contrato por dos temporadas con la empresa de telefonía Movistar. Más adelante, participó en la vuelta a España, destacándose especialmente en las etapas montañosas. Como cierre de temporada, participó en varias carreras clásicas de Italia.

En el año 2013, participó en pruebas menores del sur de España ocupando los primeros puestos. En abril del mismo año triunfó en la vuelta al país Vasco. También, hizo su debut en el tour de Francia manteniéndose dentro de las primeras posiciones luego de varias caídas menores. Finalmente, quedó de segundo lugar a nivel general y de campeón en la clasificación juvenil y en la carrera montañosa. De este modo, resultó siendo el mejor latinoamericano clasificado en toda la historia del Tour de Francia y lo eligieron como el Deportista del año.

En el 2014, participó en el Giro de Italia. Al comienzo, tuvo una caída y presentó bronquitis. Además, requirió recorrer tres ascensos arduos en un clima difícil por la nieve que caía. Pese a todo esto, consiguió coronarse como ganador del Giro.

Después de dos meses sin competir, participó en la Vuelta a Burgos quedando de ganador nuevamente, lo que le facilitó ser uno de los favoritos en la Vuelta a España. Allí fue ocupando los primeros lugares, pero cuando iba de bajada en uno de los recorridos, se salió de la carretera y cayó. Al siguiente día también tuvo otra caída en la que se fracturó, entonces no pudo seguir compitiendo por el resto de la temporada.

Al cabo de los meses, retomó su deporte profesional continuando con resultados excelentes. Cuando terminó la vuelta a España, le confirmaron la renovación del contrato.

En el año 2016, volvió a participar en el tour de Francia quedando de tercer lugar y el cupo que tenía para asistir a los juegos olímpicos de Río de Janeiro, se lo cedió a otro ciclista. En agosto de este mismo año lideró la vuelta a España. Siempre había soñado con ganar en los Lagos de Covadonga y lo consiguió. En la actualidad, sigue compitiendo para el equipo “World Team de Movistar”.

Lo que de él más se ha resaltado es su madurez al contar con la mentalidad de un líder, la astucia para observar lo que va aconteciendo en las carreras, la fuerza, la resistencia y la energía para lograr el desempeño que tiene. Cabe recordar, que al principio la empresa patrocinadora no confiaba mucho en su talento, más luego se dieron cuenta de que detrás de la coraza de su timidez, de su talla pequeña y de sus rasgos andinos se encontraba una sólida personalidad haciéndose ganar el respeto de los demás. Igualmente, ha denotado gran habilidad, conocimiento, atención y competitividad de manera sorprendente.

Desde muy joven siempre mostró un carácter firme, casi nunca se le vio llorar ni siquiera cuando su padre le pegaba, pero seguramente que con la práctica del ciclismo haya desahogado la posible rabia acumulada (comenta su hermana). Dice también que ya no es tan tímido como antes, ya habla más, evidenciando dominio de su equipo y destacándose a nivel internacional. Como líder da instrucciones claras y directas. Pero, algunos años atrás no era así, incluso, en su primer Tour de Francia, se mostraba temeroso y aunque no estaba de acuerdo con la estrategia que sus técnicos planteaban, no decía nada y no se sentía capaz de expresar sus propias ideas.

Actualmente, cuenta con un apartamento en el principado de Mónaco, tiene autos último modelo y cuenta con chofer, pero no presume de ello. Cuando es época de invierno en Europa, regresa a su ciudad de origen para estar al lado de sus padres a quienes ama y a quienes dedica sus logros. Le encanta ir a los Alpes debido a que siente una conexión casi mística allí y disfruta de los paisajes naturales mientras entrena. Conserva muchos de los gustos de su adolescencia, valora su humilde lugar de origen y mantiene su fe devota, por lo tanto, es partidario de la paz y antes de irse a dormir hace oración. Siempre busca aprender y superarse cada día más.

Cabe mencionar que el extenso recorrido que hacía de la casa al colegio y viceversa lo disfrutó plenamente. Tanto en los días soleados como en los días fríos o lluviosos, el viaje en su bicicleta representaba para él una nueva aventura en la que se retaba a sí mismo a ganar. Llegar a su casa después del colegio era como llegar a la añorada meta, en donde sus padres suspendían por un momento el oficio de venta de frutas para recibirlo con afecto y ponerle una ruana encima como señalando de que había ganado la imaginada competencia. Hoy en día, parte del dinero que ha ganado lo ha invertido en la tienda de sus padres y en algunas vacas lecheras. Continúa siendo un soñador así como lo era de niño y mientras tanto, recrea en su mente otras imágenes en las que aparece él celebrando el campeonato de la vuelta a Colombia, que es la carrera más grande del país, entre otras imágenes que hacen referencia a nuevas metas.

En síntesis, de la vida de Nairo Quintana podemos extraer la enseñanza de que pese a las situaciones poco favorables que se presenten en nuestra vida, podemos seguir soñando e imaginando el logro de nuestros anhelos. Es importante sacar a la luz todo ese potencial que a veces parece estar dormido en las profundidades del ser para que con la visualización positiva, la práctica, la constancia y la pasión por lo que se hace poder cosechar los mejores frutos.

(Visited 228 times, 1 visits today)
Compártelo en tus redes sociales

Acerca del autor

Deja un comentario

© 2019-Aumentandomiautoestima. Todo los derechos reservados