logo
notfound

Cómo Resolver Conflictos con Amor

¿Cómo Resolver Conflictos?. Hoy quiero invitarte a reflexionar acerca de esas discusiones y conflictos que suelen aparecer en nuestras vidas.  Me refiero a esas situaciones cotidianas en las que dos personas opinan diferente sobre algún evento, sobre algún tema. Te pasará a ti también, que hay ocasiones en las que conversas con tu pareja, con algún amigo o con tu jefe y en esa conversación cada uno presenta su punto de vista, su opinión sobre el tema.

Seguramente, durante los primeros minutos todo va bien, porque los dos saben que no existe una única visión del mundo y de la realidad.  Pero  de pronto sientes que surge como una especie de choque, de enfrentamiento,  que no te gusta demasiado. Quieres de verdad a tu pareja, a tu amigo, respetas  la opinión de tu jefe,  pero no puedes evitar sentir una sensación rara. Es como si algo se interpusiera entre los dos, notas  como un obstáculo que hace que esa conversación amigable se vuelva áspera para ti, o quizás para ambos. No estoy diciendo que tú o la persona con la que dialogas se pongan violentos, se peleen y se agredan.

No hablo de esos extremos. Me refiero a una inquietud interior que hace pensar que la persona con la cual dialogas te quiere convencer de que ella tiene razón. Y te pones a pensar que te quiere arrastrar con ella. Quizás a la otra persona le ocurra lo mismo. A veces, no es nada grave y la sensación se disipa rápidamente, pero en otras ocasiones, te queda  un sabor amargo.  Cuando la conversación termina, te da vueltas por la cabeza la idea de  que el otro es intransigente, que no afloja, que te mantiene atrapado en el conflicto. ¿Te ha pasado algo así? Probablemente sí, ¿verdad?

 

Nadie arrastra a nadie

Mira, si lo piensas bien, si miras la situación objetivamente, desde afuera, te darás cuenta de que nadie arrastra a nadie. Tu pareja, tu amigo o tu jefe no te están llevando a tirones. Para que alguien pueda arrastrarte y llevarte a la fuerza, necesitas estar amarrado a esa persona. Por lo tanto, si estás sintiendo esa voz interior que te dice que te quieren arrastrar, date cuenta de que es porque tú no te sueltas. Ese efecto de que te quieren llevar, de que te quieren convencer, desaparecerá en cuanto logres soltar. Si tú no te sueltas, el problema está en ti, eres tú el que permanece atado al otro.

Cuanto tú te empecinas en imponer tu punto de vista, y la persona con la que dialogas hace lo mismo, aparece el conflicto. ¿Y cómo resuelves esto? ¿Cómo logras escuchar la opinión del otro, sostener la tuya y que ambos queden felices? Solo debes dejar de correr en círculos. Porque eso es lo que haces cuando intentas sostener tu opinión como si fuera la única verdad en el mundo. Tú impones tu opinión, la persona con la cual conversas también lo hace, y el resultado es que ambos tiran, cada uno para su lado, porque ninguno se suelta.

Cómo Resolver Conflictos

Las verdades universales son eso, universales

Para que una opinión sea absolutamente verdadera, tiene que ser universalmente verdadera. ¿Qué quiere decir esto? Que tiene que ser válida para todo y para todos. Si no es así, si no aplica a todo y a todos, entonces no es una  verdad universal. Es una opinión personal, muy válida por cierto para quien la tiene, pero que no tiene por qué ser igual  para los demás. Piensa en esto. Analízalo. Todos tenemos puntos de vista diferentes sobre asuntos que no son verdades universales. Y está bien que eso ocurra.

Cuando piensas y tu mente se activa,  creas tus propias ideas, pensamientos, opiniones.  Es cierto que todos tenemos un origen común. Fuimos creados por la Fuerza Creadora  como una unidad con el Universo, con las demás personas. Pero a medida que fuimos creciendo, recibimos creencias que nos han separado. Nos han dado un nombre que nos identifica y nos separa de los demás, nos han dicho que esto está bien y esto está mal, nos han etiquetado como profesionales, empleados, artistas, deportistas. Y así, tú sientes que eres un ser individual, separado y diferente de los demás. Tu mente trabaja con todo eso que eres ahora, con  todas esas ideas que te han inculcado desde que naciste y que te definen.

Entonces, si entiendes esta realidad, te darás cuenta de que tu opinión es solamente tu punto de vista, que es resultado de toda tu historia de vida. Y que, por tanto, es normal que sea diferente a la opinión de esa otra persona con la que conversas, porque ella también tiene sus creencias y su propia historia. Y ninguna de las dos tiene por qué imponerse sobre la otra. ¿Por qué? Porque, en realidad, esas opiniones personales no importan porque no son verdades universales. Si sigues intentando convencer al otro, jamás lograrás experimentar paz ni unión con los demás, con tus hermanos.

 

El secreto de la felicidad es que te puedas llevar bien con todo el mundo

Y para que te puedas llevar bien con los demás, es necesario que te entiendas con las otras personas. ¿Esto quiere decir que tienes que callarte y no expresar tu opinión? No, no se trata de eso.  Llevarte bien con otras personas no es que tengas que estar de acuerdo con lo que ellos digan. Tú mantendrás tu opinión, pero considerando que es tu opinión, y que es diferente de la de esa persona con la que dialogas.

Debes dejar de intentar convencer al otro de que tú eres el dueño de la verdad, y también debes dejar de sentir que el otro quiere convencerte de que él tiene la razón.  Es sencillo, se trata de manifestar las opiniones sin crear oposición, sin hacer que se sienta como una batalla en la que hay ganador y perdedor.  Expresar opiniones no es pelear, no es ponernos a la defensiva para ganar. Es, simplemente, explicar lo que cada uno entiende pacíficamente, sin sentir que tiene que cambiar la opinión del otro.  Es decir “Mira, entiendo perfectamente lo que me estás diciendo, pero no lo comparto. Yo lo veo diferente. No implica que yo esté en lo correcto, pero yo lo veo así, diferente de ti”.

Puede suceder que en ese intercambio de opiniones, tu posición cambie, porque tendrás la mente abierta a entender la opinión de la otra persona. Y si es así, no dudarás en decir “Gracias por compartir tu opinión, me doy cuenta de que  no veía una parte del asunto”. O quizás ocurra lo contrario, y  tu opinión haga cambiar la de la otra persona.  Y esto no quiere decir que una gane y otra pierda. Porque para ganar o perder tiene que haber conflicto y lucha, y cuando las personas se entienden e intercambian pacíficamente opiniones, tales conflictos no existen.

 

¿Por qué hay personas que no logran evitar los conflictos y soltar para dialogar en paz?

Cuando una persona declara la guerra porque la otra sostiene una opinión diferente a la suya, el problema está en su interior. Seguramente el conflicto está en él desde antes que se inicie la conversación. Y proyecta ese conflicto en el exterior, y se aferra a él. Entonces no se suelta, intenta arrastrar al otro y siente que el otro quiere arrastrarlo a él. Pero la verdad es que si no se suelta, el conflicto no se detiene.

Evitar los conflictos con las otras personas es mantener una mente abierta, humilde.

Una mente a través de la cual se extienda el amor, se extienda la paz. Una mente que reconozca la unidad en el amor, y que ponga esa unidad por sobre todo. El amor diluye los conflictos, porque revive la paz y la unión entre los hermanos.  La fuerza creadora nos unifica, y todos somos parte de la misma mente, por lo tanto,  todos somos parte de todos. Si de verdad sientes que es así, nunca estarás en conflicto con otros, porque si esto ocurre, es porque estás en conflicto contigo mismo. En ese caso, el problema está en ti, no en los demás.

Cuando no hay conflicto en ti, entonces todo lo que percibes es amor. Y aunque los puntos de vista sean diferentes, aunque los comportamientos sean diferentes, reconocerás que estás en paz, y que eres parte de esa paz.  Y si eres un ser de paz, no percibirás conflicto en el mundo.

 

En síntesis, todo es cuestión de perspectiva

Cuando intercambias opiniones con otra persona, puedes ver la situación desde dos perspectivas. Una es desde la oposición y el conflicto. En ese caso sentirás la charla como una batalla, en la que arrastras y eres arrastrado, porque nadie suelta. La otra, la  única que tiene verdadero sentido para vivir en paz y feliz, es percibirla desde la paz y el amor. Sea cual sea la posición que adoptes, siempre eres tú el que se proyecta en la escena. Eres tú el que proyectas conflicto o amor. Nada tiene que ver la persona con la cual conversas. Y si ves la escena de la conversación desde el amor, percibirás que toda diferencia es una petición de amor.  No hay conflicto, sino que hay personas que se piden amor.

¿Sabes por qué pasa eso? Pues porque cuando cambias la manera de ver el mundo, el mundo cambia. Aunque sea el mismo, aunque la escena y la situación sea la misma, la forma en que la percibes te mostrará una realidad diferente. Así que tú puedes elegir entre vivir en un mundo de paz, amor y unidad o uno de conflictos y enfrentamientos.

Fíjate qué importante es esto que te digo. El mundo, tu mundo, tu realidad, depende de ti, de nadie más, porque tú eres el que lo percibes. Claro que si hay conflicto en ti, si estás desconforme contigo mismo, si tienes asuntos internos que resolver, pues esos conflictos se manifestarán hacia el exterior.  Entonces, cuando un acontecimiento del mundo exterior te provoque una reacción negativa y lo veas como conflictivo, busca dentro de ti, encuentra en tu interior dónde está la causa de esa percepción. ¿Cómo se hace? Es sencillo.

Tómate un tiempo y despoja a la situación de significado, no la sientas como una agresión hacia ti porque realmente no lo es. Obsérvala tan solo como una experiencia que ocurre en el mundo, pero que no tiene que ver contigo, que no te afecta en realidad. De este modo, cambiarás tu manera de verla. ¿Quieres un ejemplo? Imagina que una persona está diciendo de ti cosas que no te agradan y que entiendes que no son verdaderas.  Si eso que dice te afecta, te hace sentir mal, seguramente es porque dentro de ti algo se está conmoviendo, tal vez estés sintiendo que tiene razón, aunque intentes disimularlo.

Pero si logras despojar el momento de significado, si te convences de que lo que la persona dice no significa nada, estarás soltando toda negatividad y todo significado. Verás en esa persona a un hermano, que es parte de ti, y que te pide amor.  Recuerda que eres uno con los demás, y que lo que ves en ellos está en ti.  De esa manera, verás que esa persona que sentías que te insultaba, solo te está pidiendo amor,  y que no tiene por qué haber ningún conflicto ni malestar ni pelea.  El mundo será amoroso y solo el amor brinda paz y felicidad.

Inspirado en “Reflexionando: Me arrastro yo” Nick Arandes

P.D. Amigo, sin amor propio no te creeras merecedor de nada, no podrás vivir en la felicidad y sufrir será lo habitual. ¿Tienes una sensación constante de ser menos valioso que otros?, ¿no te sientes a gusto contigo mismo?, entonces, sinceramente, te recomiendo escuchar mi curso 15 claves para una autoestima indestructible, en el cual encontraras una guía para descubrir la felicidad donde siempre estuvo, en tí mismo. Haz clic aquí  para ver el vídeo de mi testimonio y conocer las 15 claves. Te contaré cómo sané mi autoestima, y cómo tu también puedes hacerlo. Recuerda que eres muy valioso.
(Visited 1.872 times, 1 visits today)
Compártelo en tus redes sociales

Acerca del autor

Elías Berntsson

Tuve una infancia buena y feliz. Luego comencé el instituto, allí hubo gente que me descalificaba. Afectó a muchas áreas de mi vida hasta que no tuve ganas de vivir, un día todo cambió y lo supere. Por ello decidí crear este espacio, para compartirte esperanza y motivación. Y decirte que como yo, tú también puedes ver tu maravillosa vida a través del amor propio.

Comentarios

  • Laura Romina Cattaneo Publicado 5 horas ago

    Hola elias,

    Reply
    • Margarita Gallegos Publicado 6 horas ago

      También hay que aceptar Que no todas las situaciones son personales….
      Hay ciertas relaciones bastante complicadas… mejor alejarse en paz.
      ¿qué tanto soy Yo?
      Cada quien tiene un nivel de conciencia.

      Reply
    • Elías Berntsson Publicado 13 horas ago

      ¡Saludos!

      Reply
  • Alexandra Publicado 7 horas ago

    Excelente , gracias 😊

    Reply
    • Elías Berntsson Publicado 13 horas ago

      ¡Un abrazo!

      Reply
  • Vicky Publicado 8 horas ago

    Lo trabajo siempre…cuesta. Gracias! que lindo que pongas en palabras estas reflexiones y Detenernos a verlo dos veces cada detalle, y ahi darme cuenta y decir: es asi…no lo Habia pensado…eso me ocurre…
    Gracias Elias.

    Reply
    • Elías Berntsson Publicado 13 horas ago

      Gracias por tu comentario ¡Un Abrazo!

      Reply
  • Hmarioposa Publicado 9 horas ago

    Elias, me encantó lo sigo en Youtube y de allá vengo a leerlo, me gusto como debemos resolver conflictos, pero en la parte donde alguien dice cosas de uno, no concuerdo con qué lo qué digan sea cierto o nos haga sentir eso, me pasó con alguien a quién estaba conociendo y eso creo conflictos, me tocó aclararlo usando la verdad, sin atacarlo sin ofenderlo pero le aclaré qué lo que le dijeron de mi eran sólo chismes infundados, fue tanto lo qué le aclaré qué el entendio el error que cometió al decir esas cosaa que no eran ciertas, ya qué yo lo hice ver qué yo habia descubierto metiras suyas y nunca le habia refutado nada xq deje pasarlo pero en esa ocasión le hice ver qué sus mentiras si eran ciertas, que yo lo habia descubierto pero había manejado la situación diferente en vez de confrontarlo esperé, mejor guarde sliencio y en el momento se lo hice saber.

    Reply
    • Elías Berntsson Publicado 4 horas ago

      Me alegra de tenerte en mi Blog. ¡Un abrazo!

      Reply
  • Maria Publicado 6 horas ago

    A menudo comentarios como este me hacen ver q si q necesito ayuda y que afirmaciones positivas a fondo y a la larga siempre es bueno

    Reply

Deja un comentario

© 2019-Aumentandomiautoestima. Todo los derechos reservados