logo

Comprendiendo la Soledad

imagen

¿Mantienes solo o acompañado?, ¿cuál es el significado que le has dado a la palabra soledad? Hagamos algunas precisiones sobre el concepto de soledad para que lo veas a la luz de tu propia experiencia.

Una cosa es no tener a nadie al lado y otra muy distinta es “sentirse” solo: Hay soledad física, hay soledad emocional y a veces se dan ambas a la vez. Puede que por ejemplo, en tu casa vivas solo o vayas solo de compras (soledad física), pero eso no implica que te sientas solo, ya que tal vez tengas buenos amigos, familiares que aunque vivan en otra ciudad están en comunicación permanente contigo o te apoyen, entonces, si te sientes acompañado de esta manera no habría soledad emocional. Lo contrario también puede suceder: estar rodeado de mucha gente físicamente, pero emocionalmente sentirse solo.

Una cosa es estar “a solas” y otra muy distinta es vivir en soledad: Puede que en algunos instantes prefieras estar a solas y esto no signifique que todo el tiempo lo vayas a estar. A veces, cuando por ejemplo se necesita estudiar un tema importante o meditar o no hay disposición (física o emocional) como para estar en compañía de otra persona, tal vez te convenga estar a solas, ya que esto te facilitará una mayor concentración en ti, en lo que haces, piensas o sientes. Pero, que pasen los años indefinidamente sin nadie al lado ya se consideraría que estarías “viviendo en soledad”, lo cual es una opción de vida totalmente respetable porque cada quien es libre de hacer lo que mejor le parezca o de vivir de acuerdo a lo que mejor pueda hacer en ese momento.

Una cosa es estar solo en cierto campo de la vida y otro diferente es estar solo en todas las áreas: Vemos personas que no tienen pareja, pero sí un gran número de amigos, así como personas con pareja, pero sin amigos, asimismo, personas con pareja, con amigos y además con muchos contactos interpersonales a nivel familiar, laboral, académico, etc. En otras ocasiones, puede presentarse dificultad para establecer relaciones profundas, mientras que las superficiales sean más fáciles de mantener porque quizás así menos se está expuesto a mostrarse tal como se es, con todo lo positivo o negativo que se traiga con uno mismo.

Una cosa es estar solo por creer que es culpa del destino o de la mala suerte y otra es estar solo por decisión y a consciencia: No todos los que ahora están solos física o emocionalmente, saben (o peor aún si ni siquiera les interesa saber) por qué lo están, piensan que simplemente no son afortunados para las relaciones interpersonales y llegan a quejarse de lo desdichados que son, a echarle la culpa a los demás, a creer siempre que el problema son los otros, pero no hacen nada al respecto a pesar de su insatisfacción. Por otra parte, están los que se encuentran solos porque así lo eligieron (sea el motivo que sea: miedo, dificultades en la personalidad o bien, gusto por estar solo con su propia compañía, sentirse más libre, etc.). ¿Bueno o malo? Eso corresponde al criterio de cada quien y que esta decisión le haga feliz o no dependerá de cómo viva la experiencia. Lo que para unos es fuente de alegría para otros puede ser fuente de tristeza.

Ahora bien, teniendo en cuenta todo lo expuesto, ¿consideras que estás solo o acompañado?, ¿momentánea o indefinidamente?, ¿cómo te sientes estando así?, ¿cómo te puedes sentir mejor?, ¿qué otras opciones hay?

Si te sientes a gusto de cómo transcurre tu vida presente en este aspecto, pues ¡perfecto, disfrútalo!, pero si no es así, te invito en primera instancia a revisar de manera específica cuál es la dificultad que tienes y a que te tengas paciencia.

Examina en tu interior, deja de buscar afuera la presunta solución, deja de esperar a que los demás cambien para sentirte a gusto en tus relaciones, toma la iniciativa de propiciar el cambio a partir de tu nueva actitud.

Si te quieres alejar, aléjate, nadie te puede obligar a quedarte. En cambio, si te quieres quedar, quédate, pero quedarte al lado de alguien que por ejemplo demuestra no desear tu presencia o que no se interesa por escucharte, no tiene sentido y es hasta contraproducente para tu autoestima y bienestar. Más si él o los otros muestran disposición, ensaya abrir tu propio espacio para entrar en el de ellos. A veces, las interacciones duelen, otras veces no. Si duelen, son experiencias más por atesorar en medio del aprendizaje que puedas hallar. Si el dolor se convierte en sufrimiento, toma distancia y busca otra opción, la cual puede ser acercarte a una persona distinta, pues naturalmente con unas se compagina mejor que con otras.

Recuerda que muchas personas pueden llegar a tu vida, pero no todas se quedan en tu corazón.

Hay que tener presente que es sana la soledad cuando se escoge con libertad y a consciencia, así como la soledad no producto del miedo, sino del amor y de la serenidad, también, la soledad que se asume con flexibilidad, estando dispuesto a cambiar de parecer en un momento dado, según lo que sientas necesario para tu avance y desarrollo.

(Visited 402 times, 1 visits today)
Compártelo en tus redes sociales

Acerca del autor

Deja un comentario

© 2019-Aumentandomiautoestima. Todo los derechos reservados