logo
notfound

Dime con Quien Andas y te Diré Quien Eres -Por Bernarndo Stamateas-

Dime con quién andas y te diré dónde y cómo terminaras, Si decides juntarte con aquellos que son sabios, sabio serás, pero si lo haces con gente necia, necio serás y estarás desperdiciando años maravillosos de tu vida. La siguiente historia, de autor desconocido y llamada “La Ley del camión de basura”, describe muy bien el significado de esta Ley:

Hace dieciséis años yo aprendí esa lección en un taxi neoyorquino. Esto fue lo que sucedió:

Me subí a un taxi rumbo a la Estación Central del Ferrocarril, y cuando íbamos por el carril de la derecha, por poco nos estrellamos con un coche que así de repente y de la nada salió a toda velocidad de donde estaba estacionado. El conductor del taxi en que iba alcanzó a frenar, el taxi derrapó y casi le pegamos al coche que estaba frente a nosotros.

Después de esto, el conductor del otro coche, el que casi causó el accidente, asomando la cabeza por la ventanilla, comenzó a gritarnos todo tipo de insultos. Todavía recuperándome del susto, lo que acabó de sacarme de mis casillas fue la actitud del chofer de mi taxi, quien de forma extremadamente amistosa y cortés sonreía y saludaba con la mano al conductor del otro coche.

Yo estaba furioso y confundido, pero no me quedé con las ganas y le pregunté al chofer de mi taxi por qué se ponía a sonreír y a saludar al hombre que casi nos hizo chocar, arruinar su taxi y posiblemente hasta enviarnos al hospital. Entonces, el taxista con voz pausada, me contó lo que ahora yo llamo “La Ley del camión de basura”.

“Mire”, me dijo: “¿Ve aquel camión de basura?” “Sí”, le dije, “¿y eso que tiene que ver?”, “Pues, así como esos camiones de basura, existen muchas personas que van por la vida llenos de basura, frustración, rabia y decepción. Tan pronto como la basura se les va acumulando, necesitan encontrar un lugar donde vaciarla, y si usted los dejara, seguramente le vaciarían su basura, sus frustraciones, sus rabias y sus decepciones. Por eso, cuando alguien quiere vaciar su basura en mí, no me lo tomo como algo personal, sonrío, saludo, les deseo todo el bien del mundo y sigo mi camino. Hágalo usted también y le agradará el haberlo hecho, se lo garantizo”.

A partir de ese día comencé a pensar cuándo permitía que estos “camiones de basura” me atropellaran, y me pregunté a mí mismo cuán a menudo recogía esa basura y la esparcía a otra gente en casa, en el trabajo o en la calle. Así que me prometí que jamás lo iba a permitir otra vez. Comencé a ver camiones de basura y así como el niño de la película El Sexto Sentido decía que veía a los muertos, ahora yo veo los camiones de basura.

Veo la carga que traen, veo que me quieren echar encima su basura, sus frustraciones, sus rabias, y sus decepciones y tal y como el taxista me lo recomendó, no me lo tomo como algo personal, sonrío, saludo, les deseo lo mejor y sigo adelante.

En un momento determinado de la historia, Alemania se encontraba dividida en dos, una de ellas decidió llenar un camión de estiércol y arrojarlo al otro lado del muro, pero en respuesta, la otra Alemania cargó un camión con frazadas, alimentos y con un gran cartel que decía: “Cada uno da lo que tiene dentro”.

Habrá personas, puentes de oro, que en el peor momento de tu vida te acercarán a tu sueño:

Warren Buffett es uno de los hombres más ricos del mundo. En su juventud fue a inscribirse a la Universidad de Harvard, como no reunía todos los requisitos, lo rechazaron y no pudo inscribirse. Decidió entonces probar en la Universidad de Columbia, se inscribió y se hizo amigo de uno de los profesores, que luego fue su mentor. Le enseñó cómo invertir dinero en bolsa, y Buffett terminó haciéndose haciéndose multimillonario. Por eso dice: “Descubrí los millones gracias a que me rechazaron en Harvard”.

Aprendamos a invertir tiempo en relaciones, seamos personas sociables, personas colectoras de relaciones sanas. La gente que tiene expectativas positivas de su futuro atraerá a su vida las mejores relaciones interpersonales. Sé sabio y no permitas que nadie arroje su basura en la puerta de tu casa.

Un abrazo,

Elías Berntsson

(Visited 445 times, 1 visits today)
Compártelo en tus redes sociales

Acerca del autor

Elías Berntsson

Tuve una infancia buena y feliz. Luego comencé el instituto, allí hubo gente que me descalificaba. Afectó a muchas áreas de mi vida hasta que no tuve ganas de vivir, un día todo cambió y lo supere. Por ello decidí crear este espacio, para compartirte esperanza y motivación. Y decirte que como yo, tú también puedes ver tu maravillosa vida a través del amor propio.

Deja un comentario

© 2019-Aumentandomiautoestima. Todo los derechos reservados