logo
notfound

Ejercicio Para Alcanzar tu Proposito

Estoy feliz de encontrarte. Siento que estos momentos en los que mis pensamientos y los tuyos se encuentran, son valiosos para los dos. Por mi parte, porque me hace bien compartir estas ideas, y pienso que pueden ayudarte. Supongo que estos ratos que pasamos juntos también son gratos para ti.  ¡Es bonito cuando las personas se unen para ayudarse!

Me gustaría proponerte en esta ocasión un encuentro especial.  Te invito a vivir un momento de reflexión acerca de ti mismo. Estarás muy activo, pensando, escribiendo,  quizás hasta hablando. Y yo seré tu guía. Es como un juego, pero te aseguro que te será muy útil. ¿Estás dispuesto? ¿Te animas a compartir conmigo este momento? Pasarás un buen rato y  algo bueno saldrá de él.

Necesitas lápiz y papel. Siéntate en un lugar tranquilo en el que puedas estar cómodo y en el que dispongas de unos minutos sin interrupciones.

Este ejercicio es sobre ti, tú eres el protagonista y, por tanto, intenta concentrar tu atención en ti mismo. Nadie leerá lo que escribes, salvo que tú decidas mostrarlo. Tu privacidad está asegurada.  Así que, te pido la mayor honestidad y objetividad, no disfraces nada, no ocultes nada.

¿Comenzamos?

  • La primera consigna de este ejercicio es que escribas frases que expresen cómo te ves. Piensa en toda tu persona, en tu cuerpo, en tus vínculos con los demás, en tu espíritu, en tus sentimientos. Describe la imagen que tienes de ti mismo en relación a tu vida familiar, en relación al desempeño en tu trabajo y en relación a tus amigos. Se trata de responder a la pregunta ‘¿Quién creo que soy en mi familia, en mi trabajo, en mi grupo de amigos?’  Entonces escribirás ‘En mi familia soy (o me veo)…….’ Y en los puntos pondrás las palabras que describan esa imagen que tienes de ti para las tres situaciones: familia, trabajo, amigos.  Por ejemplo, ‘En mi trabajo me siento postergado, el jefe no me valora, veo que no tengo la capacidad necesaria para algunas tareas’.

Tómate tu tiempo. Intenta que esa descripción sea completa y que abarque todos los detalles de cómo te ves y de cómo te sientes. Y presta atención: no me estás mostrando la imagen que quieres que los demás vean cuando te miran, sino la que tú realmente sientes de ti mismo. Esto es importante. El ejercicio será útil si realmente profundizas en esa autoimagen que has creado.

Estás poniendo en palabras tu autoestima, que es ese sentimiento profundo que tienes sobre ti mismo. En esas frases expresarás tu opinión sobre tu propio valor. Es como si pintaras un retrato de ti con palabras. En ese retrato te ves en esos tres escenarios importantes en la vida de las personas: el familiar, el laboral y el de las amistades.

  • Una vez que la tarea esté completa, pasaremos a la segunda. No tienes por qué hacerla el mismo día ni en el mismo momento. Precisamente por eso te pedí que escribieras, para mantener esos registros por si tienes que interrumpir y retomar en otro momento.

¿Qué harás ahora?  Pensarás en tu desempeño en cada uno de los ámbitos de tu vida y en tus logros en ellos. ¿Qué pasa en tu familia? ¿Cómo te va en el trabajo? ¿Cómo vives el grupo de amigos? Estás analizando si tu forma de actuar y el rol que cumples en esos lugares te satisfacen. ¿No tienes buena comunicación con tus hijos? ¿Crees que tus cosas  no van del todo bien? ¿No rindes lo que quisieras? ¿El negocio no progresa? ¿Los amigos no te tienen en cuenta?

  • Y pasaremos ahora, a la tercera parte de este ejercicio. Con esas reflexiones a la vista, observarás la relación entre la imagen que tienes de ti mismo y tu situación en la vida. Esta actividad requiere de análisis y de preguntarte por qué. Por ejemplo, si has escrito de ti ‘Soy tímido’, seguramente encontrarás que esta imagen impacta en tu trabajo, con tus amigos y hasta quizás con tu familia. Probablemente has reconocido esa influencia en tus reflexiones acerca de tu desempeño. Profundiza lo más que puedas. Relaciona esa imagen que tienes de ti mismo con los resultados en tu vida.

¿Qué estás viendo en esta tarea?  Estás viendo que existe una relación directa entre la imagen que tienes de ti mismo y tu nivel de éxito y de satisfacción.

Si te percibes sin cualidades importantes, si reconoces solo tus debilidades, si no te sientes atractivo, capaz, competente, probablemente actuarás de acuerdo con estos pensamientos.  Es importante que grabes este principio en tu mente: nunca llegarás más allá de la imagen que tienes de ti mismo.

¿Qué debes hacer para que las cosas en tu vida mejoren?

‘Soy un ser único y puedo lograr mi propósito’.  Ese será tu pensamiento guía, tu faro, tu luz. Si tu autoestima es baja, vivirás dominado por frases como ‘No sirvo para nada’, ‘Soy un fracasado’, ‘Jamás tendré éxito’. Y, seguramente, tu vida se desarrollará de acuerdo con esos pensamientos acerca de ti mismo.  ‘Soy un ser único y puedo lograr mi propósito, así debes pensar, porque realmente así es. Has sido creado por una Fuerza Suprema y, al darte la vida, te asignó un propósito. Por lo tanto, debes estar contento contigo. Seguramente, tus fracasos y tus negatividades se deben a que no estás en el rumbo correcto, a que intentas metas que no son las que han sido planeadas para ti y no están de acuerdo con tus verdaderos propósitos.

¿Cómo se forma la imagen que tienes de ti? Influyen varios factores. Las personas de tu entorno contribuyen en un muy alto porcentaje. Eso que han dicho de ti desde que naciste se te ha ido metiendo en la mente y te has convencido de que eres lo que los demás dicen de ti. ‘No eres bueno para la matemática’, ‘Jamás podrás vivir con alguien’. ‘El arte no es lo tuyo’, y sentencias como estas te van determinando poco a poco. Y si hay algo que te gustaría hacer pero que no responde a lo que los demás dicen, crees que no es para ti, que no podrás realizarlo, que fracasarás. Así vas creando tus propios retratos acerca de ti mismo, de tu personalidad, de tu aspecto, de tus habilidades.

Pero ¿coincide esa imagen con tu verdadera naturaleza? ¿Describe esa imagen lo que la Fuerza Suprema ha puesto en ti al crearte? Si te sientes vencido y fracasado, seguramente ambas imágenes, la que tú tienes de ti mismo y la que la Fuerza Suprema reservó para ti, no coinciden. Esto ocurre generalmente cuando la autoestima es muy baja y no te sientes bueno para nada.

Debes iniciar ya un cambio de imagen. Si esta es tu situación, si la imagen que tienes de ti mismo es negativa y frustrante, recuerda ‘Soy un ser único y puedo lograr mi propósito.’, repítelo frecuentemente y explora el mundo sintiéndote valioso. Te pondrás en movimiento para cambiar esa imagen. El primer paso es conocer qué ha determinado la Fuerza Suprema o Dios para ti en el momento de la creación.  Esa Fuerza ha creado seres fuertes y valientes, que logran vencer obstáculos y llegar adónde se lo propongan.  Y tú eres uno de esos seres. Es verdad, ‘Soy un ser único y puedo lograr mi  propósito. Créelo y empieza a actuar para descubrir y alcanzar ese propósito.  Tienes todo el poder y las cualidades que necesitas, porque eres una creación perfecta y completa.

¿Qué debes hacer? El primer paso es liberarte de las debilidades e inseguridades. Deja de poner excusas. El Universo te ha asignado una misión, y no espera que vivas lamentándote de ti mismo, no quiere verte vencido. No has sido creado para destruirte. ‘Soy un ser único y puedo lograr mi propósito’. Mira el Universo, conéctate con la Fuerza Creadora, no te distraigas con las personas que quieren regular tu vida y tus posibilidades.

Solo la Fuerza Suprema determina tus resultados, tu felicidad, tu éxito. Por tanto, cuando enfrentes adversidades y problemas,  no decaigas, ponte de pie sabiendo que esa Fuerza que te ha creado está contigo y guía tus pasos. Nada podrá vencerte. Quizás tropieces, pero te levantarás erguido y seguirás triunfante. Y repite: ‘Soy un ser único y puedo lograr mi propósito’. Aprende a no hacer caso a los pensamientos negativos. Déjalos pasar, sustitúyelos por otros positivos. Debes verte como la Fuerza Creadora, como Dios, te ve: como un ganador, como un vencedor.

¿Qué imagen tendrás de ti?  ‘Soy un ser único y puedo lograr mi propósito, esa es la base. Te verás como una persona sana, animada, que puede hacer lo que la Fuerza Suprema le ha encomendado. En el mundo sigues un plan, el plan del Creador, el plan que debes seguir, un plan de triunfos, de éxitos, de grandes logros. Dios, esa Fuerza Suprema, no te ha creado solo como un sobreviviente sino como un hacedor, una persona que ya es exitosa por el simple hecho de vivir. Si quieres que tu vida mejore, primero tienes que mirarte con una mirada de fe, tienes que verte como alguien contento, exitoso, realizado, alguien que vive una vida de vencedor.

El Creador no se ha tomado la molestia de crearte para que tengas una vida miserable. No naciste para vivir derrotado. Quizás tu entorno, las personas que te rodean te han acostumbrado a vivir así y tú te has resignado a vivir agobiado.  Y aceptaste esa vida mediocre y de fracasos. ¡Tantas veces te has sentido menos que los demás que te has creído que realmente vales menos!  No es así.  Recuerda: ‘Soy un ser único y puedo lograr mi propósito’. Así has sido creado y así eres. Y no importan lo que digan o crean de ti. Solo importa lo que la Fuerza Suprema, Dios, el Creador, te ha dado. Son cosas buenas, el Universo te ha destinado una gran vida.

Cambia la forma en que te ves. ¿Quieres recomponer tu matrimonio? “Soy un ser único y puedo lograr mi propósito”. ¿Aspiras a un ascenso en el trabajo? ‘Soy un ser único y puedo lograr mi propósito’. ¿Deseas ver que tu negocio genera buenas ganancias? ‘Soy un ser único y puedo lograr mi propósito’.  ¿Te gustaría estar acompañado, encontrar una pareja para compartir tu vida? ‘Soy un ser único y puedo lograr mi propósito’. Piensa en grande y lograrás lo grande.  Y para ello es preciso que te veas grande, porque, en realidad, eres grande.

  • Es momento ahora de completar nuestro ejercicio. Has tomado conciencia de esa imagen que tienes de ti mismo y de cómo impacta en tu vida. Has entendido que esa imagen abatida y triste no eres tú, realmente, sino una construcción que has armado a partir de lo que veías en los demás, de lo que los demás opinaban de ti. Sabes ahora que el Creador, esa Fuerza Suprema te ha creado como un ser exitoso y completo, que ha nacido para triunfar.

No necesitas nada más. Ya lo tienes todo para que aflore ese ser único con gran potencial que eres. Solo hace falta que te pongas en acción.

Retoma lo que escribiste sobre ti, la imagen que tienes de ti mismo que elaboraste en el punto 2. Vuelve a leer cada enunciado. Es momento de expresar el cambio.  Entonces, cambia esas definiciones negativas por otras en las que te muestres valioso y ganador.  Sabes que por naturaleza eres un  ser lleno de potencial, y esa es la imagen que tienes que ver en ti y la que debes expresar con tus palabras. ‘Soy un ser único y puedo lograr mi propósito

Empiezas un camino emocionante, ya que ahora sí serás tú mismo quien determine cómo te va en la vida. Tú fijarás tus propósitos en conexión con la Fuerza Suprema, y los conseguirás. Quizás tendrás algunas caídas, pero son parte de este proceso de descubrir tu fuerza, tu potencial. Y no dejes de repetirte ‘Soy un ser único y puedo lograr mi propósito’.

Inspirado en Joel Osteen: Su mejor vida ahora

Escrito por Ettel Fontana

(Visited 384 times, 1 visits today)
Compártelo en tus redes sociales
categories:

Acerca del autor

Deja un comentario

© 2019-Aumentandomiautoestima. Todo los derechos reservados