logo

La Magia de Atraer lo Positivo – Parte 3

girl-1561989_1920Así como las palabras y los pensamientos, las emociones juegan un papel fundamental para atraer la vida deseada. Recordemos que lo uno afecta a lo otro y así sucesivamente. Cada paso y avance que das en este proceso te acerca a la adquisición de la habilidad para atraer lo positivo con base en la disposición con la que cuentes y en la constancia con que lo practiques.

Las emociones surgen de modo natural frente a cada tipo de vivencia, a veces parecen incluso “automáticas”, pues hemos aprendido a reaccionar con un estilo en particular frente a cada evento desde nuestros primeros años de vida. Cuando nuestra personalidad se fue desarrollando fuimos creando ciertos tipos de carácter. En general, hay quienes hoy en día pueden definirse a sí mismos en términos generales bien sea con un carácter fuerte o con un carácter débil, dominantes y vulnerables, respectivamente. Sin entrar a juzgar como “bueno” o “malo”, simplemente digamos que resulta unas veces más y otras veces menos adaptativo en cada situación y para cada tipo de persona.

Lo importante es aprender a reconocer cómo son la mayoría de nuestras emociones: ¿Presentan tendencia a ser positivas o a ser negativas? Y comprender ¿Cómo pudieron irse creando desde el principio, cómo pudieron irse alimentando aquellas emociones que vienen desde hace tiempo “las crónicas” y cómo las más recientes? Por supuesto, que para las emociones negativas crónicas requeriremos mayor cantidad de tiempo y de trabajo en modularlas o equilibrarlas que con respecto a las emociones nuevas.

Cabe resaltar el término “modular”, por cuanto en ocasiones surgen malos entendidos creyendo a simple vista que toda emoción negativa debe erradicarse por completo y albergar únicamente en todo momento y lugar las emociones “color de rosa”. Pretender, por ejemplo, jamás sentirnos molestos o tristes por algo es bastante ilusorio y puede llegar a ser frustrante. De hecho, las emociones negativas en su cantidad justa según el contexto en el que se den pueden ser necesarias. El miedo por ejemplo, nos alerta para tomar precaución sobre algo que podría amenazar nuestra seguridad; un disgusto con alguien puede indicarnos que hay algo que quizá nos está afectando en la relación con esa persona y esto nos lleve en un momento dado a reflexionar al respecto. Pero, el problema radica cuando la emoción negativa se perpetúa de forma indefinida y no se cuentan con los mecanismos suficientes de autorregulación. Dichos mecanismos tienen que ver con la capacidad para analizar las situaciones, verlas con objetividad y encontrar alternativas de solución luego de haber expresado o desahogado la respectiva emoción tal cual, para identificarla, aceptarla y luego liberarla.

De ninguna manera se debe reprimir porque nos afecta física y psicológicamente. Claro está, hay formas de expresar las emociones de manera saludable sin dañar a nadie: escribiéndolas, conversando con alguien de confianza, haciendo ejercicio, practicando algún arte, orando, etc. Una vez que las emociones negativas son controladas, reduciendo su intensidad y efecto adverso, más fácilmente podemos dar cabida a la creación efectiva de las emociones positivas, las cuales se pueden ayudar a crear desde el propio estado interior, especialmente cuando se buscan espacios de paz, de relajación, de contemplación hacia las bendiciones que reinan en la propia vida, cuando en lugar de enfocar la mirada en lo que hace falta se direcciona hacia lo que ya se tiene, cuando concentramos la mente en nuestras cualidades, en las maravillas de la naturaleza, en el amor que nos une a los seres con los que compartimos en el día a día, etc.

Contar con muchas más emociones positivas que emociones negativas es la clave, y no es ni tiene por qué ser difícil de conseguir. Imagínate algo así como un proceso de adiestramiento o de “gestión de tus sentires”: Llega la emoción, la identificas, la aceptas (no luchas contra esta), la desahogas sanamente y te enfocas ahora en algo que te llene de satisfacción.

Hay asimismo, otras maneras de abrir camino al florecimiento de las emociones positivas como se mostrará a continuación con los ejercicios propuestos que siguen.

Manos a la obra:

Cuando te encuentres entre el día 15 – 21 de estar realizando el ejercicio del fomento de los pensamientos positivos (Ver: “La magia de atraer lo positivo- Parte 2”), tiempo durante el cual se estima que ya hayas incorporado este tipo de pensamiento en cierta medida, vayas dando ahora inicio a estos ejercicios relacionados con el estímulo de las emociones positivas:

Teniendo en cuenta que las emociones se manifiestan tanto en la mente como en el cuerpo, establece al menos unos diez minutos diarios de silencio para contactarte con ambas partes y volverte más consciente de lo que está ocurriendo contigo como consecuencia de tus emociones.

Alrededor de tres veces a la semana, además de tu deporte favorito practica una actividad que te lleve a respirar de forma relajada y serena. Por ejemplo, leer un libro que te agrade, escuchar una canción con sonidos de la naturaleza o hacer una placentera siesta.

Cada día comparte bien sea un chiste o una noticia positiva de actualidad o un mensaje que te inspire. Difundir información de este tipo te ayuda no solo a ti sino también a los otros a ir alimentando su mente con ideas renovadas.

Enfócate en tus prioridades, es decir en tus necesidades más elevadas. En ocasiones, se cree que las prioridades hacen alusión a las cosas urgentes del día a día. Bueno sí, no se puede desconocer que hay acciones básicas que se necesitan para gestionar la supervivencia. Pero la invitación es a que vayas más allá de esto. Las emociones positivas crecen fuertemente solo cuando hay un propósito sólido y consistente que las sustenta. Para esto, pregúntate ¿Cuál es tu objetivo mayor en la vida? ¿Qué te hace feliz? ¿Qué conseguiría fácilmente robarte una sonrisa? Entonces, si te gusta cantar, canta, si te gusta bailar, baila, si quieres conocer alguna ciudad en particular, realiza los pasos necesarios que te lleven a conocerla, si te hace feliz liderar una buena causa, comienza a planear una organización o una empresa que tendrá fines altruistas, pero inicia desde ya mismo. Así, todas las emociones positivas comienzan a brotar, restándoles intensidad a las negativas, a llenarte de vigor para continuar a pesar de los infortunios, a ser tu guía y a mantenerte bien enfocado ¡Así, cuando menos te des cuenta comenzaras a atraer mágicos y maravillosos resultados!

(Visited 380 times, 1 visits today)
Compártelo en tus redes sociales

Acerca del autor

Comentarios

  • Fatima Publicado 4 horas ago

    Me parece maravilloso todo lo mencionado aquí. Me gustó y lo felicito, ojalá hubiera muchas personas pensaran así.

    Reply
  • Alma Morales Lara Publicado 11 horas ago

    Gracias x aportar sus conocimiento para ayuda s más personas, Dios lo bendiga grandemente

    Reply

Deja un comentario

© 2019-Aumentandomiautoestima. Todo los derechos reservados