logo

Las Oportunidades

como mejorar la autoestimaCuando cursaba la secundaria, a mi profesor de Historia le encantaba comenzar o terminar la clase con alguna reflexión. Siendo sinceros, la materia en general no era de mis favoritas, pero disfrutaba tanto de sus comentarios y reflexiones que no podía esperar cada semana para que me volviera a tocar la clase. A veces nos contaba de su vida, incluso tenía la virtud de conectar sus comentarios personales con la clase que dictaba; pero sin lugar a duda lo que más recuerdo que nos haya dicho es: “Las oportunidades están aquí… entre nosotros… si quieren una suban su mano y tómenla”.

Sobra decir que en esos años aunque me impactó la frase, o quizá la manera en que la dijo, no le tomé importancia. Por alguna razón se me quedó muy grabada pero no alcanzaba a comprender la magnitud de ésta.

Con el transcurso de los años, y al irme encarando con una infinidad de retos y por supuesto nuevas oportunidades, nunca dejé de lado las enseñanzas de mi profesor de Historia. Fue poco a poco que me di cuenta del significado tan sutil que tenían sus palabras. Lo que en el pasado me había parecido lo más confuso del mundo, con el paso del tiempo me pareció tan claro como el agua. No negaré que desde un principio me pareció que se escuchaba bonito, y tal vez esa fue la razón por la cual jamás olvidé esa frase, pero creo que dentro de mi ya sabía que esa frase me llevaría de la mano más de una vez durante mi camino por la vida.

Al pasar los años, me fui dando cuenta que cada vez que se nos presenta una buena oportunidad es porque hemos luchado por encontrarla. También descubrí que somos nosotros mismos los que con nuestras buenas hazañas e impresiones vamos forjando nuestra “suerte”; suerte que definitivamente debemos traducir  a oportunidad. Entendí que como decía mi profesor, “las oportunidades siempre están ahí”, y seguramente siempre están para nosotros; sin embargo, a veces las dejamos pasar por no darnos cuenta que están tan a la mano.

Así que cuando se te presente una oportunidad, tómala. No dudes de ella… no dudes de ti. Reconoce que el empeño que has puesto en conseguirla finalmente ha rendido frutos y ahora esa oportunidad está frente a frente contigo. Disfrútala y aprende de ella. Aprende a reconocer que tanto las pequeñas como las grandes oportunidades son importantes para convertirnos en personas llenas de éxito y sobre todo de aspiraciones.

Yo aprendí, y sigo aprendiendo, a convertir mis oportunidades en experiencia, ¿y tú?…

Una abrazo,

Elías Berntsson

(Fuente: Laura Mendoza)

(Visited 362 times, 1 visits today)
Compártelo en tus redes sociales

Acerca del autor

Deja un comentario

© 2019-Aumentandomiautoestima. Todo los derechos reservados