logo

Perdónate… ¡Con Amor y Asertividad!

girl-1721412_1920Mucho se habla de que debemos perdonar al prójimo. Casi todas las religiones, corrientes psicológicas y humanitarias de una u otra forma apuntan a la misma idea. Dejar los rencores y los resentimientos se ha convertido en una premisa muy difundida, atribuyendo a esta incluso, el punto de partida para la sanación y curación de toda aquella persona en la que su salud es escaza.

Pero, pareciera que menos se hace énfasis al perdón a sí mismo, lo que de ninguna manera es menos importante. Por el contrario, solo perdonándonos de corazón se nos hace viable perdonar a los otros de verdad.

Igualmente, mucho se habla de perdonar, pero poco o no lo suficiente se habla de mostrar el modo de hacerlo. Un perdón con amor y responsabilidad, es un perdón con asertividad. En general, el término de la asertividad significa reconocer los propios derechos y defenderlos respetando a los demás.

Perdonar no implica condonar o absolver la responsabilidad sobre los posibles daños ocasionados. Esto aplica en cualquier área y definitivamente toda acción siempre va a tener una consecuencia sea esta positiva o negativa o una combinación de ambas. Así entonces, no se trata de cometer cualquier cantidad de faltas y decir: “Me perdono y ya está”, se requiere en cambio, pensar algo así como: “Me amo, por tanto, puedo perdonarme comprendiendo que siempre hago lo mejor que puedo en cada situación. También, me responsabilizo de mis acciones, así que, trataré de enmendar en lo que pueda el daño ocasionado”. Es importante tomar medidas si el caso lo requiere, pero al mismo tiempo manteniendo un margen de condescendencia o indulgencia.

Veamos un ejemplo de indulgencia hacia uno mismo aplicado al ámbito material: Estoy vendiendo un televisor y al cliente le voy explicando cada una de sus características y funciones, incluso en la factura que le doy aparece esta especificación. Pero me equivoco en una de ellas, mencionando algo con lo que en realidad no cuenta. Cuando el cliente se va para su casa, regresa al cabo de muy poco tiempo diciendo que el televisor no presenta esa función o característica porque ya tuvo oportunidad de ensayarlo de seguido y se dio cuenta de esto. Entonces, no se trata de ninguna manera de enojarme conmigo mismo, ni de criticarme ni de castigarme como tampoco se trata de pensar: “Como me amo, acepto todo lo que yo haga, que mire cómo se las arregla”, sino de tener la convicción de: “Me amo, me respeto, me comprendo y me tengo paciencia. Reconozco que me equivoqué. Miraré de qué manera se puede solucionar el problema y lo tendré en cuenta de aquí en adelante”.

Ahora observemos un ejemplo de perdón a uno mismo en el ámbito interpersonal: Un amigo me acaba de pedir el favor de que lo acompañe a hacer una diligencia que tiene que ver con un asunto en el que yo cuento con más experiencia, pero como me encuentro pensando en varias situaciones que me tienen estresado ni siquiera termino escuchándole, le muestro indiferencia y luego me voy. Alguien que tenga baja autoestima y por tanto baja capacidad para auto-perdonarse dirá: “Soy un tonto, soy un torpe, nadie merece mi compañía, etc.”, mientras que alguien arrogante dirá: “Problema suyo, tengo rabia y qué me importa lo que piense, de malas”. Por el contrario, en medio de estos dos puntos opuestos se encuentra la actitud sana de quien se sabe dar a sí mismo calidad en el amor y hará algo similar a esto: Caerá en la cuenta de su comportamiento y pensará: “Actué poco amable y solidario con mi amigo, me doy cuenta de que estoy viviendo situaciones que me inquietan bastante, lo que ha ocasionado estar menos receptivo hacia los otros y esto de alguna manera se manifiesta, sin embargo, también sé que puedo mejorar en el manejo que le doy a mis asuntos de tal manera que afecte lo menos posible en mis relaciones con los demás”. Finalmente, como se disculpa a sí mismo y de ninguna manera se agrede, con asertividad y confianza está en la capacidad de decirle luego a su amigo: “Discúlpame por no haberte prestado atención, no me sentía bien en esos instantes. ¡Claro que puedes contar conmigo!” (quizás añada un gesto fraternal como darle la mano o darle un abrazo o brindarle una sonrisa amable), podrá hacer esto sin pena o vergüenza dado que previamente él mismo se ha perdonado y se considera digno de perdón.

Como vemos, en este proceso se requiere también de una dosis considerable de introspección o de reflexión unida al buen trato a uno mismo y a los demás. Por supuesto, entre más relativamente “graves” sean los efectos de nuestros comportamientos negativos, las medidas correctivas o reparadoras a las que nos vemos en la tarea de tomar serán mayores. En algunos casos, cuando por alguna sensata razón esto no sea factible (o que por ejemplo, el otro no esté en disposición de recibir nuestra “enmienda”), es necesario aceptar, renunciar, no insistir, liberarse de lo sucedido aprendiendo de la experiencia y seguir fluyendo con la vida. Es necesario no “atascarse” por lo que se pudo hacer en un principio y no se hizo, no vale la pena estarse recriminando al rumiar todo el tiempo el problema. Respira profundamente y di: “Lo que paso, ya pasó, ahora lo importante es lo que haga de aquí en adelante; me perdono y te perdono al mismo tiempo, pues en nuestra relación tanto tú como yo somos los responsables de todo cuanto ocurra en ella”.

A medida de que vayas estando más dispuesto a establecer un mejor equilibrio entre la razón y la emoción, entre los derechos de los otros y los propios, estarás en una capacidad mayor de perdonarte con asertividad y a partir de allí tener un punto de referencia para saber perdonar a los demás también asertivamente.

Mirar con ojos bondadosos y tolerantes los errores humanos te acerca a la conexión con tu yo superior. Recuerda el amor incondicional del que proviene tu existencia y permite que la luz de ese amor guie tus aciertos y te reconforte en los errores. Con elegir una mirada pacífica y comprensiva frente a las posibles equivocaciones se puede abrir paso a un aprendizaje esencial en el camino de la vida y del desarrollo personal.

(Visited 416 times, 1 visits today)
Compártelo en tus redes sociales

Acerca del autor

Deja un comentario

© 2019-Aumentandomiautoestima. Todo los derechos reservados