logo
notfound

¿Quieres un cambio? Empieza por ti

“Quiero que las cosas cambien”, “Quiero mejorar mi vida”. Son frases frecuentes que nos decimos cuando estamos cansados y queremos darle un rumbo diferente a nuestra vida. Pero en vez de ponernos a pensar qué estamos haciendo nosotros, deseamos que el otro cambie. El gobierno, mi jefe, mis compañeros de trabajo, mi cónyuge, mis padres, mi hermano, mis hijos, en fin, todo el mundo que me rodea menos yo. Sólo así pensamos que todo será distinto. Grave error. Si deseas un verdadero cambio en ti, éste debe provenir de tu interior.

Cuando decides cambiar, te liberas de la soledad, la ira, el miedo y el dolor. Te das cuenta de que esos sentimientos no te sirven de nada si quieres empezar a crear una vida de paz, en donde puedas relajarte y disfrutar, confiando plenamente en que todo va a ir bien.

A veces sólo se trata de analizar las palabras que te repites (por ejemplo “dolor”, “temor”) que van asociadas siempre a una emoción negativa, y tratar de reemplazarlas por otras, tales como “sensación” o “impresión”. De esta manera, no sólo cambias el enfoque, sino también tu pensamiento y puedes llegar a revertir por completo una situación. No olvides que cada uno crea sus experiencias en base a lo que piensa y lo que siente. No es necesario que cambies todo ya, para que comiences a ver los resultados. Sólo si te comprometes a hacerlo un poquito cada día, podrás sentirte mejor.

Es muy común observar a la gente hacer nuevas promesas al comenzar un año pero después de un tiempo vemos que no las cumplen porque no son capaces de generar un cambio desde adentro. Mientras ese cambio no venga de tu interior, y más aún, no estés dispuesto a realizar un trabajo mental a conciencia, nada en tu vida cambiará.

Debes crear un espacio de reflexión y diálogo contigo mismo, en el que te formules las siguientes preguntas: ¿Cómo puedo cambiar? ¿Qué puedo hacer por mí este año que no hice el año pasado? ¿Qué cosas me gustaría cambiar en mi vida que me ayuden a ser más feliz? ¿Estoy realmente dispuesto a hacerlo?

En el momento mismo en que te decides y te encaminas a ese cambio, es increíble ver cómo el Universo comienza a ayudarte en lo que necesitas. Situaciones, cosas y personas, como puede ser un maestro o un amigo que no veías hace tiempo, llegan para decirte algo que de pronto resuena en tu interior y adquiere para ti un profundo significado.

No te asustes si ves que todo empeora antes de mejorar, deja que suceda y confía porque quiere decir que el proceso de cambio se está iniciando y tus nuevas creencias poco a poco se están sembrando.

En el instante en que te dispones a hacer un cambio hasta que lo haces, es normal que pases por un período de transición en el que retrocedas y avances entre lo que tienes y lo que desearías tener. Pero lo importante es tomar acción. Una cosa es saber lo que hay que hacer y otra, muy distinta, es hacerlo. Aunque te lleve tiempo, debes perseverar y seguir en el camino, para conseguir un cambio verdadero y positivo.

A medida que vayas transitando esta etapa, celebra cada paso que des hacia adelante, por pequeño que sea. Esto te dará la energía que necesitas para continuar alejándote de lo viejo y recibir lo nuevo. Abraza a tu niño interior diciéndole que todo va a estar bien y que está a salvo.

Abandonar el miedo y entregarse al amor

Es preciso que nuestro propósito más firme sea alejarse del temor y entrar en un espacio de amor permanente. Hay muchas formas de cambiar. Debes preguntarte qué haces tú cada día para sentirte bien, ya sabes que culpar a los demás por lo que te sucede, no te conduce a nada. Entonces, ¿cómo generas la paz dentro de ti y a tu alrededor? Si todavía no la experimentas, ¿estás dispuesto a crear armonía y paz en tu corazón? Si realmente deseas cambiar y diseñarte una vida hermosa y mucho más maravillosa de la que tienes ahora, puedes hacerlo. Nada te lo impide. Sólo debes realizar tu propio trabajo interno que, sin dudas, te conducirá a esa mejor vida que anhelas. Recuerda que eres tú quien tiene el poder, nadie más.

Permanecer en un estado de paz interior nos conecta con personas en el mundo que están vibrando también en esta sintonía. La espiritualidad nos acerca a través del alma, en un enlace directo con la fuente superior. Trata de hacer un alto en tu día para preguntarte con qué tipo de personas te estás relacionando y qué sientes. Medita un momento y  examina a conciencia tus pensamientos y sentimientos. Sé sincero y honesto contigo mismo. Si no te deja una experiencia positiva, detecta de dónde viene y conecta con la Inteligencia que llevas dentro.

Hoy en día, el estrés está muy de moda. Todos sufrimos de estrés por algo y no nos damos cuenta de que en realidad es una excusa que damos para no hacernos responsables de nuestros sentimientos. Lo que se esconde atrás del estrés es una reacción de temor ante los cambios. La próxima vez que te encuentres en una situación en la que te sientas agobiado, trata de pensar qué es lo que te da miedo y por qué ese miedo te sobrecarga. Descubre qué cosas estás haciendo en ese momento que te llevan a crear ese estado de angustia y desarmonía.

Cuando sientas que el estrés domina tu vida, no lo dejes avanzar. No le des tanto poder a una palabra que estás usando para evadir responsabilidades. Haz algo para liberar el miedo y recuperar tu paz.

Siempre estás a salvo. La vida es una constante sucesión de puertas que se cierran y se abren. Vamos pasando por diferentes experiencias, algunas nos fortalecen y otras, simplemente las queremos dejar atrás porque significan viejas conductas negativas que no nos nutren. Abrir nuevas puertas nos dará la posibilidad de seguir aprendiendo. Vienes a este mundo para adquirir diferentes enseñanzas. Es como ir a la escuela. Cuando naces, eliges qué es lo que vas a aprender de cada situación para evolucionar espiritualmente. Y en ese recorrido están incluidos tus padres, tu sexo y tu raza.

Ten presente que a pesar de los cambios que sucedan en tu vida, siempre estás a salvo. Sólo debes confiar en que tu Yo Superior te guía por la senda que considera la más conveniente para tu bien y tu crecimiento espiritual. Conecta con tu paz, tu ya eres la felicidad que buscas. Abre puertas de alegría, de prosperidad, de comprensión, y allí donde estés, siembra el perdón, la tolerancia y el amor. Aún cuando pienses que estás llegando al final del camino, nunca es el final. Es el comienzo de un nuevo viaje.

Recuerda, sin embargo, que no puedes obligar a nadie a cambiar. Puedes guiarlo, desde tu amor, hacia una actitud mental positiva donde tenga la posibilidad de hacerlo si realmente lo desea. De lo contrario, tú no podrás actuar por él. Cada persona debe aprender sus propias lecciones para generar el cambio en su vida. Resultará inútil que alguien se las señale si antes no las experimenta por sí misma.

Un mundo hermoso que necesita de tu amor

Es fundamental que aprendas a crear un mundo en el que podamos amarnos los unos a los otros sin condiciones y con plena confianza. Deja de pensar en que hay un grupo al que se debe desechar por ser menos que tú. Ninguna persona es más o menos que otra. Cuando dices que alguien no es bueno o no vale lo suficiente, lo que estás haciendo en realidad es reflejar que tú no eres bueno. Todos somos espejos de todos y reflejamos en el otro lo que no queremos ver de nosotros mismos.

Dejar de lado los prejuicios es trabajar por una solución positiva, que ayude a sanar el planeta. Sin embargo, para poder hacerlo, es necesario que te comprometas a cambiar tu alimentación y tu estilo de vida. Elegir los alimentos que te brinda naturalmente la Madre Tierra, no sólo fortalecerá tu sistema inmunitario, sino que, además, creará las condiciones ideales para una mente sana.

Todo en el Universo necesita de tu amor, desde los niños hasta las personas sin hogar. Mira a tu alrededor, fíjate qué puedes hacer por ellos. Con tu pequeño aporte podrás iniciar una época de curación, en la que limpies tu cuerpo y tus emociones. La forma en la que elijas vivir determinará el cambio en nuestro mundo.

Tus pensamientos conforman tu vida, por lo cual, si deseas transformar el mundo, debes modificar el concepto que tienes de él y dejar de verlo como algo que es de “ellos y nosotros”. Si en vez de usar el tiempo para quejarte de todo lo que está mal y criticar a otras personas, lo hicieras para meditar y conectarte con tu Yo interior, empezarían a cambiar las cosas.

El cambio de conciencia empieza dentro de ti. Te propongo un ejercicio: elige un lugar en el mundo donde quieras vivir, imagínate allí, con personas a tu alrededor perfectamente saludables que llevan una vida de paz y tranquilidad. Dedícate unos minutos al día para visualizarlo. Siente la energía de ese lugar y verás cómo tu corazón se dispara a la acción. Disponte a compartir tu amor y repartir los magníficos dones que tienes en tu interior. Eres importante. Eres capaz de cambiar el mundo. Te mereces la paz.

Fuente: Del libro “El Poder está dentro de ti”, de Louise Hay.

(Visited 396 times, 1 visits today)
Compártelo en tus redes sociales

Acerca del autor

Deja un comentario

© 2019-Aumentandomiautoestima. Todo los derechos reservados