logo
notfound

Saluda con alegría cada nuevo día

Cuando el día empieza y abres los ojos, una nueva jornada empieza para ti. Pero ese comienzo diario, encierra mucho más que un día marcado en el calendario. No es solo un lunes, un martes, un viernes, o una fecha en particular.  Es el inicio de un nuevo encuentro con la vida. Y todo inicio es importante, porque es una oportunidad que el universo te brinda para ser feliz.

Seguramente, apenas sientes que terminó el descanso, poco a poco, tu conciencia y tu pensamiento se pueblan de agendas, de horarios y de tareas.  Y comienzan las quejas, repetidas cada día. Que ya sonó el despertador, que todavía tienes sueño, que no tienes ganas de levantarte, y otros tantos sentimientos negativos que, en realidad, son tu forma de evadir esa realidad que te abruma, ese día que crees que será fatal.

Entonces comienza la carrera para ganarle al reloj, una carrera en la que te conviertes en una especie de robot humano cumplidor de obligaciones. Una inmensa y pesada masa de mundo exterior se apodera de tu mente y sin proponértelo te vuelves parte de ese vértigo.  Te olvidas de ti, porque todo lo demás siempre está primero. Eso es lo que te han enseñado, así te han educado, eso es lo que se espera de ti.

Es así que desde el primer minuto en que abres los ojos, piensas en esa agenda tan completa que no deja espacio libre para nada. Preparar a los niños, llevarlos y traerlos a la escuela, el almuerzo, lo que te espera en el trabajo, lo que quedó sin hacer del día anterior, las compras…  Un beso aquí, un ‘hasta luego’ apurado, un ‘cuídate’ automático, salen de tu boca, pero son palabras vacías y rutinarias, no tienen vida. Tus labios besan a tu pareja o a tus hijos y expresan buenos deseos, pero tu mente los apura porque hay que seguir. El día se vuelve extremadamente largo y lo vives deseando que se termine para volver a dormir.

Las cosas no son muy diferentes si vives solo y no tienes a nadie de quien ocuparte. Seguramente, si este es tu caso, cada despertar es un reencuentro con tu soledad, con tus problemas y quizás con alguna enfermedad. Y el día se te vuelve también una sucesión de acciones y de decisiones que transcurren sin proporcionarte alegría.

¿Y tú? ¿Dónde quedas tú en todo este torbellino de cada mañana? Hablemos de ti, porque tú también necesitas atención.

Lo primero que me gustaría decirte es que la forma de vivir cada día no depende de cuántas personas te rodeen ni de cuántas tareas tengas pendientes o problemas debas resolver. No es el exterior el que hace tu día.    Tú decides cómo vivir desde el momento en que abres los ojos despues del descanso.  Solo o con una familia a cargo, tú puedes hacer de cada día un excelente día, en el que la vida fluya alegre y sin atormentarte. Y podrás ocuparte de los otros, del trabajo y de los problemas pero lo harás viviendo el día con felicidad.  No es magia, no se trata de hechizos ni de amuletos. Se trata de cambiar tu forma de empezar el día, de cómo te mueves en cuerpo, mente y espíritu desde el primer segundo en que despiertas.

Los primeros minutos de la mañana son cruciales. Lo que sientes en ellos, determinará cómo vivirás el resto del día. Cuando amaneces cargado de negatividades, no podrás tener un buen día.  Cuando te quejas y maldices porque tienes que levantarte, estás marcando un día espantoso.  Los pensamientos negativos solo traen más de lo mismo.

Probablemente estés pensando que si las cosas son como te las estoy diciendo, tu vida podría aliviarse. ¡Y cuánta falta te hace ese alivio!  Piensas bien, es así.  Puedes aliviar el peso de las negatividades. Es posible que cumplas con todo, con felicidad y sin tanto estrés.  Solo tienes que cambiar algunas costumbres y generar nuevos hábitos.

¿Te agrada la idea? ¿Quieres cambiar  tu forma de empezar el día, pero no sabes cómo hacerlo?  ¿Cómo lograr iniciar la jornada de otra manera si cuando abres los ojos la mente se te llena de pensamientos que te hacen desear no levantarte? Parece que hubieran estado ahí, toda la noche, rodeándote, esperando que les abras la puerta de entrada para invadirte.

Puedes lograrlo. Construyamos juntos nuevos hábitos, nuevos comienzos. ¿Estás dispuesto? Prepárate hoy para que a partir de mañana la vida fluya sin tensiones y con mucha alegría.

¿Empezamos? Sígueme atentamente. Verás qué fácil es.

  • Prepárate para dormir. Si usas despertador, prográmalo para que suene por lo menos 15 minutos antes de lo habitual. No te aflijas, no restarás tiempo al descanso. Solo lo cambiarás de lugar y harás algo diferente al dormir. Extenderás tu descanso en esos primeros minutos del día pero será un descanso activo. Y verás que será muy efectivo para el resto del día. ¿Qué harás en ese tiempo que le quitas al sueño? Esos minutos estarán dedicados completamente a ti. Lo mereces ¿verdad?

Cuando sea la hora de acostarte, tiéndete en la cama y piensa en cuánto disfrutas este momento. Deja pasar todos los pensamientos que lleguen a tu mente. Libérala de problemas y de tareas pendientes. Es tu momento del día, por lo tanto, solo cuentas tú.  Piensa en el descanso, en que estás disfrutando de tu cama. Si el sueño tarda en llegar, lee algunas líneas de un libro espiritual que te reconforte. Siente tu cuerpo relajado en contacto con las sábanas. Es placentera esta sensación, porque te anuncia que el día terminó y que ese momento nocturno es para ti. Aléjate en cuerpo, mente y espíritu del mundo exterior. Conéctate con tu interior, con tu yo profundo, con tu esencia.  Y déjate llevar por la paz interior y por la calma que se irá adueñando de ti. El sueño llega. Descansa.

  • El despertador suena. Si hasta hoy escuchar el despertador era una especie de tortura que te provocaba pesar, a partir de ahora empezarás a vivir ese momento de manera diferente. ¿Qué es lo primero en lo que pensarás al despertar? En que tienes 15 minutos completos para ti. Esa es la primera gran noticia del día. Agradece a la vida porque empieza un nuevo día y a tu cama por el descanso.  ¡Gracias, vida porque estoy aquí!  ¡Gracias, cómoda cama, por mi descanso!

Estírate, desperézate, empieza a mover tu cuerpo. Si tienes una rutina de ejercicios, realízala. Vívela como una relajada actividad que te hace bien.  Y si no acostumbras ejercitar en la mañana, algunos estiramientos te vendrán muy bien. Despliega tu cuerpo, permite que tus músculos despierten también y se activen.

  • Inúndate de afirmaciones positivas. En el texto destaco algunas afirmaciones. Puedes usarlas tal como están o crear otras a tu medida. Lo importante es que tu mente se llene de pensamientos positivos que harán que vivas el día con alegría. Por ejemplo, ¡Qué bueno es vivir! Esa es una afirmación muy positiva que puedes repetir frecuentemente, no solo al despertar, sino durante todo el día. ¡Qué bueno es vivir!

Estos primeros 15 minutos del día, son tus minutos, tú eres el único protagonista de este momento. Tenlo presente.  Por lo tanto, todo lo que hagas estará centrado en ti, en tu bienestar, en tu placer, en tu felicidad.  Saluda a tu imagen en el espejo. Elógiate, admírate, siéntete un ser especial.  Exprésalo en voz alta, háblale a tu imagen. Escucha esas palabras que te dices a ti mismo y que expresan que te amas y que te valoras. ¡Te quiero, (tu nombre)! ¡Eres una hermosa persona!

  • En el momento de la ducha, disfruta del agua tibia. Recorre tu cuerpo con expresiones de amor. Agradece que dispones de esa ducha, de esa agua que es una bendición para ti. ¡Gracias, vida, por darme tanto bienestar! ¡Amo mi cuerpo! ¡Me siento muy bien!
  • Elige tu ropa o ponte el uniforme convencido de que lo llevas bien. Péinate y arréglate viviendo tu belleza. Admira tu sonrisa, tus ojos, tus labios, tu cabello, tu piel. Convéncete de que así vestido y arreglado vivirás un día    ¡Es un día espléndido! ¡Luzco muy bien! ¡Me agrada cómo me veo!
  • Es momento ahora del primer encuentro con el mundo exterior, con tu familia, con tus mascotas, con tu casa. Vivas solo o acompañado, el desayuno es muy importante, porque tu cuerpo necesita energías para afrontar el día. Por lo tanto, disfrútalo. No se trata de comer y tragar, sino de vivir la experiencia de ese alimento que entra en tu cuerpo para alimentarlo, para fortalecerlo. Agradece también por esto. ¡Gracias por estos alimentos que mi cuerpo recibe con placer!  ¡Estoy lleno de energía para vivir este día maravillosamente!
  • Bendice a tu familia, a ese animalito que te acompaña, a tus plantas. Saluda a todos los seres con amor. Acepta a cada uno tal como es, con las cosas que te gustan y las que no. Ese momento especial de encuentro cuando comienza el día no es el momento para reprimendas.  Es ocasión perfecta para disfrutar la cercanía y el estar juntos. Si hay cosas que corregir, niños o adolescentes que tardan demasiado o que no quieren comer, es necesario buscar el espacio y la hora adecuados para abordar el tema. Pero no es el momento del desayuno el más indicado para hacerlo.  Sé feliz en ese tiempo y trata de que quienes te rodean también lo sean. Piensa que lo que vale para ti vale también para ellos, y que a todos les irá mejor si empiezan su día con energías positivas. Una linda costumbre es que cada integrante de la familia mencione algo que le agrada de sí mismo. Es una  forma de compartir un inicio de día en positivo. ¡Amo a mi familia! ¡Me gusta cómo es! ¡Soy feliz viviendo así!

No es necesario que hagas todo de una vez. Lo importante es empezar. A medida que pongas en práctica estas ideas, se transformarán en hábitos y todo fluirá armoniosamente. Creerás que tu vida ha cambiado, pero, en realidad, quien ha cambiado eres tú. ¡La felicidad está en tu naturaleza! Permítele aflorar y manifestarse.

Inspirado en:

Louise L. Hay: Tú puedes crear una vida excepcional

Escrito por Ettel Fontana

(Visited 247 times, 1 visits today)
Compártelo en tus redes sociales
categories:

Acerca del autor

Comentarios

  • Adelina Añamuro Tinta Publicado 15 horas ago

    Woooo sorprendente muchas gracias por todo lo que compartes con el publico especialmente es de mucha ayuda para mi especialmente y se que para muchos también lo es, ahora soy una persona que sabe que es el amor verdadero,ser feliz etc..mi Gratutud infinita luis Dios te bendiga a ud y a los suyos

    Reply

Deja un comentario

© 2019-Aumentandomiautoestima. Todo los derechos reservados