logo

¡Sé tú Mismo!… Incluso en la Comunicación Virtual

smartphone-1790835_1920

Como es bien evidente, en los últimos años ha crecido de manera impresionante el uso de las redes sociales como medio de comunicación virtual. En ellas se llevan a cabo una serie de interacciones que permiten compartir ideas, gustos, opiniones, noticias, conocimientos, pero además, tanto de forma explícita como implícita se revelan partes de la personalidad de quien se encuentra detrás del ordenador.

Detalles como el tipo de imagen escogida en el perfil, la información personal que se comparte o no, la clase de publicaciones que se hacen, el tipo de amigos que se tienen en la lista, la frecuencia con que se entra en contacto con los demás y demás aspectos son los que en su conjunto terminan reflejando las características particulares de cada persona y en esa misma medida podrá atraer la atención de determinado tipo de gente con quienes haya conseguido hacer “eco”.

Sin embargo, como se mencionó antes, se revelan “partes” de la personalidad, es decir, que no se manifiesta la totalidad de lo que uno es. Esta totalidad, o más bien, la aproximación a esa totalidad quizá solo alcancen a conocerla (si acaso) nuestros seres más cercanos, los miembros de nuestro hogar o con quienes nos relacionamos de forma íntima en el día a día. Todo esto se debe a que la comunicación virtual tiene sus límites por más utilidad y gran avance que represente.

Por ejemplo, no es posible conocer directamente a través de la comunicación virtual cómo la persona responde a las situaciones reales de la cotidianidad, lo que manifiesta corporalmente mientras estas acontecen, los intereses sinceros que tenga detrás del envío de alguna solicitud de amistad, cómo reaccionaría en caso de que alguien le lleve la contraria, etc. Mientras tanto, de manera virtual existe la tendencia a pretender agradarles a los demás, a que te den “like” o a que por lo menos no te digan “lo feo” que quedaste en la foto. Tampoco se puede comparar el efecto positivo que pueda generarnos un emoticón a un abrazo presencial, unas palabras amigables por chat a una sonrisa y un gesto generoso “en vivo y en directo”.

Generalmente se corre el riesgo de no ser tal como uno es y por ende a que el otro, quien puede estar a miles de kilómetros de distancia se genere una impresión más o menos real, pero también, en cierta parte más o menos distorsionada de nosotros (y todo esto es normal) porque hay una tendencia mayoritaria a esconder la parte menos bonita a los demás. Esto suele pasar, pero cuando esta tendencia es excesiva hasta convertirse en una necesidad, tanto que se renuncia constante o temporalmente a lo que uno es, se pasa a perder credibilidad, la calidad en las relaciones se puede debilitar y se enciende un llamado de atención indicándonos que nuestra autoestima está tambaleándose según las personas y las circunstancias.

Así que si quieres generar un impacto positivo en tus relaciones sociales incluidas aquellas de tipo virtual es importante que seas tú mismo, de lo contrario, tarde o temprano caerás en la incongruencia por acción o por omisión. Tampoco se trata de mostrar rudamente las facetas más positivas y más negativas de ti, incluso hay que saber manejar la prudencia y escoger con quienes compartes ciertas cosas y con quienes no. Pero si mostrando lo que no eres tú, intentas mostrar una vida lujosa, una personalidad colorida y mágica que no te represente, estás creando relaciones alimentadas sobre espejismos con base en solo impresiones que van y vienen y al final nada sincero ni real se acrecienta a través del tiempo.

Muestra la mejor faceta de ti siempre y cuando no contradiga tus valores más profundos, tus convicciones y creencias más cimentadas. Sé auténtico y coherente en todos los ámbitos: en el ámbito familiar, en el social, en el laboral, en el de las comunicaciones virtuales, etc., y tu vida te mostrará experiencias consistentes con base en lo que eres. Para que estas mejoren, necesitas crecer interiormente y de verdad, no exteriormente con base en una máscara o fachada.

Quiérete con todo lo que eres aquí y ahora, con esos aspectos con los que más te sientes orgulloso y con esos otros que sabes que puedes seguir puliendo. Manifiéstate de manera original en los mejores términos en que sueles expresarte y deja de seguir sin fundamento los estilos de los demás. Esto también te lleva a ser creativo y a reinventarte cada vez que te lo propongas, a cultivar nuevos pensamientos que luego posiblemente compartas con tus amigos, pero con la confianza de que son reales, de que nacieron de ti y en ese sentido, tienen el poder de atraer, de contagiar y de ayudar si esa es la intención. Cada quien es único en todo sentido, recuérdalo siempre.

Ojalá que cada vez que puedas, compartas tu verdad, una verdad que inspire, que sirva de aliento a otros o que al menos te sirva para seguir confirmándote a ti mismo lo que te mueve a actuar. Puedes verte a ti a través de lo que das, a través de las sensaciones que generas en tu “público” y allí reconocer qué tanto tus intenciones han sido honestas y positivas. Así pues, no tienes que ser perfecto, sino sincero y mejor aún, tener una actitud de mejoramiento continuo, sabiendo que puedes y confiando en tus capacidades.

Es aconsejable también que periódicamente revises tu lista de contactos y la renueves. Al amarte a ti mismo sientes que no tienes la obligación de seguir interactuando ni siquiera virtualmente, con quien ha sobrepasado los límites permitidos por ti en cualquier situación, por ejemplo, si has recibido burlas, comentarios no deseados o una comunicación solo por conveniencia del otro. Antes bien, establece nuevas amistades con personas que aunque no tengan tus mismos gustos sí compartan los mismos valores trascendentales o que tengan algunos objetivos similares en la vida. Comparte temas de desarrollo social, noticias positivas, evita quejarte del país o del mundo. Más si eso es lo que albergas en tu interior, vale la pena que lo trabajes desde allí: desde tu interior. Siempre puedes mejorar y crear nuevas ideas, pero eso depende de ti y ha de ser una decisión personal, nunca basada en un intento de agradar.

Definitivamente, cualquier red social, de acuerdo al uso que se le dé, puede ser una excelente herramienta para ampliar las oportunidades de cooperación, de apoyo, de creación de vínculos y de crecimiento personal.

(Visited 202 times, 1 visits today)
Compártelo en tus redes sociales

Acerca del autor

Deja un comentario

© 2019-Aumentandomiautoestima. Todo los derechos reservados