logo
notfound

Superando los Desequilibrios Emocionales para Ser Feliz

balance-2121323_1920

Es completamente natural que de vez en cuando tengamos cambios en el estado de ánimo, unos días quizás sin saber por qué podemos amanecer de mal humor, otras veces, podemos sentir que no nos entienden, podemos experimentar decaimiento, tedio o negatividad en cualquier aspecto de la vida. Pero cuando constantemente estamos variando de estado emocional o peor aún, cuando la intensidad del desbalance es muy grande necesitamos examinar lo más pronto posible qué es lo que está sucediendo con nosotros mismos.

Hay que tener en cuenta que en momentos de crisis, por ejemplo: la muerte de un ser querido, un despido laboral, un proceso de enfermedad, una ruptura amorosa y demás aspectos así por el estilo, es normal presentar ansiedad, miedo, dolor, angustia, tristeza, confusión y demás emociones. No solo son normales, sino que es necesario experimentarlas tal cual se manifiesten, así como desahogarlas de alguna manera para hacer que esta energía no se acumule en exceso en nuestro organismo. Se pueden desahogar sanamente mediante la escritura, la pintura, el ejercicio, las lágrimas, hablar con alguien de confianza, etc.

En todo caso, las emociones gestionadas de este modo terminan sanándose espontáneamente y un día terminas convenciéndote de que quizás el dolor fue necesario en determinada ocasión, más el sufrimiento no, pues este último es indefinido, prolongado y oscurece profundamente la visión que se tiene de la vida, allí es en donde el negativismo se impone con más fuerza y en ese caso, la desdicha llega a formar parte de la cotidianidad.

Así que, el desequilibrio emocional se da fácilmente cuando hay una ineficaz gestión de las emociones: generalmente cuando la persona presenta cualquier característica en extremo, por ejemplo, se deja llevar por la impulsividad o se inhibe de forma crónica en expresar lo que le sucede; o es tan soñadora que le cuesta aceptar la realidad o al contrario, es tan extremadamente “lógica” y calculadora que es incapaz de aceptar algo que se salga de esa estructura, su inflexibilidad le hace caer en preocupaciones reiterativas innecesarias, ya que la vida no es cuadriculada, sino que hay un constante cambio, a veces no todo es lo que parece y esto puede llegar a ser amenazante para la persona rígida que tiene dificultad para integrar lo nuevo en su ser interior.

Algunas personas para tratar de callar, de tapar o de enmascarar las emociones negativas buscan como salida ingerir alguna sustancia de forma compulsiva (entre más sea el desequilibrio hay mayor dependencia a algo externo) y así desembocan a las adicciones como por ejemplo, al licor, al cigarrillo, a las drogas alucinógenas. Hay personas que caen en comportamientos como el libertinaje, lo antisocial, las compras compulsivas, la adicción a los juegos de azar, la dependencia a alguien. También, en casos cada vez más severos las personas pueden caer en depresión profunda, en patologías mentales e intentar incluso el suicidio.

Se trata de personas que no tienen una sana estructura de su personalidad y los desbalances se pueden observar por lo general en distintos aspectos de su vida (rara vez es solo en un aspecto solamente). Los rasgos más comunes de las personas propensas a estos desequilibrios son: se dejan dominar por la inseguridad, predominan en sus mentes un montón de ideas irracionales, repetitivas y nocivas, presentan muy baja tolerancia a la frustración, son bastante influenciables por el entorno, les cuesta tomar responsabilidad sobre lo que les sucede y no tienen autocontrol de sus emociones, sino que se dejan gobernar por estas.

Cuando son muy frecuentes los cambios en los estados emocionales sin razón aparente (unas veces se está muy eufórico y de repente se cae en la “penumbra”) y cuando esta situación está acarreando serios problemas en las relaciones con los demás o en la propia salud, es pertinente buscar ayuda profesional para tratar de manera específica y concreta la situación. Sin embargo, recordemos que es indispensable que la persona se comprometa consigo misma a hacer todo lo que esté a su alcance para estabilizarse y tener una firme voluntad. Pretender que lo haga recibiendo una presión de alguien es desgastante, innecesario y definitivamente no funciona. Al comienzo puede que no sepa cómo lograrlo, pero si al menos muestra disposición al cambio, el camino empieza a mostrarse ante sí. Con tareas pequeñas y simples se inicia, pero hay que tener en cuenta que entre más intenso sea el desequilibrio, más tiempo podrá tomarse el proceso de regreso a la estabilidad, al estado natural o mejor aún, a la paz interior.

Siempre es posible estar mejor, ¡Siempre! Y las situaciones en sí mismas no son generadoras de malestar, sino la forma como las encares de acuerdo a los recursos personales que hayas desarrollado o no a lo largo de tu vida. De situaciones desagradables nadie se escapa en algunos momentos, pero ¿cómo decides afrontarlas? Esto no es cuestión de suerte, de raza o de condición social, pues encontramos personas famosas que han atravesado por grandes malestares emocionales, así en apariencia sean personas felices y exitosas.

Por ejemplo: Owen Wilson, nacido en 1968, guionista, humorista, productor y actor de cine, estudió lengua inglesa. Se mudó a los Ángeles para desempeñarse en la actuación. Fue nominado al Oscar por el mejor guión original en la película The Royal Tenembaums. También fue productor de la famosa película “Mejor Imposible”. Pero en el año 2007 fue internado en un hospital de California en los EEUU luego de tratar de suicidarse cortándose las venas a causa de la depresión. Cabe mencionar que también tenía adicción a las drogas. Entonces, pidió a los medios de comunicación que le dejaran recibir ayuda de forma privada, reconociendo que necesitaba tratamiento. Su intenso desequilibrio emocional estuvo relacionado con una ruptura de pareja. No solo se separó de su novia, sino que se dio cuenta que ella había encontrado otro amor, lo cual fue un hecho bastante difícil para él que le costó mucho trabajo asimilar.

No obstante, luego reanudó su trabajo de la actuación de manera muy exitosa. Así, por ejemplo, en el año 2011 participó en las películas “Midnight in Paris”, “Cars 2” y muchas otras más. En ese mismo año tuvo una nueva relación de pareja y se convirtió en papá. Considera que lo que más le ayudó a salir adelante y a superar sus crisis emocionales fue estar al lado de sus familiares y amigos.

Está igualmente el caso de Uma Thurman, famosa actriz y modelo estadounidense, nació en 1970. Hija de una mujer también modelo y de un profesor budista de la universidad de Harvard. En el colegio fue una joven introvertida de quien se burlaban por su gran estatura. La trataban como “la fea de la clase”. A sus once años de edad medía más de 1.80 metros y su talla de calzado era 42. Como era demasiado alta para su edad y además muy delgada, en la escuela le tiraban piedras, asimismo se burlaban de su nombre. Todo esto la hacía entrar en depresión y solo encontraba un poco de tranquilidad en el restaurante en el que trabajaba por las tardes lavando platos. Reconoce que allí era feliz porque al menos nadie le lanzaba piedras.

Tuvo sus primeras experiencias como actriz en obras escolares. Sus calificaciones eran regulares y no le iba bien en los deportes, en cambio sí en la actuación. Pronto se inscribió en el grupo de teatro en su Instituto. Allí descubrió sus habilidades como actriz y se fue ganando el respeto de los demás. Asimismo, le ofrecieron el trabajo de modelo y así fue dándose a conocer cada vez más. Enseguida, en Hollywood le ofrecieron trabajar en una película en la que se hacía notoria toda su belleza, en esos momentos apenas contaba con 17 años.

A pesar de estas experiencias gratificantes en su vida, presentaba inestabilidad sentimental al tener una pareja tras otra y de cada una irse separando. En cada relación amorosa vivió muchos conflictos, incluyendo los ocasionados por la infidelidad. Por otro lado, también presentaba inseguridad: no creía cuando le decían lo guapa que era. Tenía una distorsión en la percepción de su físico, lo que hacía que se viera “fea” y “deforme”, lo que a su vez le generaba mucho malestar.

Así que, volvió a caer en estados de depresión, ansiedad e insomnio a pesar de contar con mucha fama y con una carrera brillante. Esto la llevó a tener que tomar medicamentos para ello. Fue nominada al Oscar como mejor actriz principal y ganadora del Globo de Oro, pero comentaba que ningún éxito profesional podría recompensar el fracaso de sus matrimonios ni el hecho de ser una madre soltera.

Poco a poco fue regresando a su equilibrio emocional gracias a su práctica de yoga. Esto lo ha acompañado de acciones sociales de bien común, por ejemplo, llegó a participar en una campaña que tenía por objetivo terminar con la violencia armada. De igual manera, ha apoyado al partido demócrata y ha hecho donativos a algunas campañas políticas.

Como se puede observar, no existe una sola manera de superar los desequilibrios emocionales, sino opciones diversas que se ajustan en menor o en mayor medida a cada caso y a cada persona en particular.

Pero en general, practicas como el yoga y el reiki están enfocadas a balancear armónicamente el estado energético que influye en cuerpo, mente, emociones y espíritu.

Definitivamente, la meditación debería ser parte de la rutina diaria así como ir al baño y alimentarse porque en ella se está ejercitando no solo la respiración profunda que ya de por sí alivia al oxigenar más el cuerpo, sino porque se lleva a que la mente se despeje del exceso de pensamientos.

Otro punto importante es ver en cada situación el aprendizaje que hay detrás. Enfocarse decididamente en ver solo lo positivo o en el para qué me ha servido esta experiencia ayuda en alto grado a ir saliendo del sufrimiento.

Aceptarnos como somos, aceptar lo que sentimos, lo que vivimos y lo que nos pasa comprendiendo que todo esto trabaja a nuestro favor porque nos “entrena” en nuestra madurez emocional, nos hace ser más receptivos y asertivos y bajar las resistencias que atrae  inconscientemente que la situación persista.

Finalmente, en la medida en que te estés recordando lo valioso que eres y el motivo por el cual estás aquí (aprender y ser feliz) vas reubicándote en la ruta a seguir. Esta guía te sugiere que seas paciente contigo mismo, que evites todo tipo de exceso, que la serenidad es el estado que hay que potencializar porque brinda consigo claridad mental y con ella equilibrio emocional, es decir, salud y vitalidad para ser cada vez más pleno y feliz.

(Visited 3.601 times, 2 visits today)
Compártelo en tus redes sociales

Acerca del autor

Deja un comentario

© 2019-Aumentandomiautoestima. Todo los derechos reservados