logo
notfound

Cómo Dejar de Esperar

Dejar de Esperar. “Las esperas desesperan”. Eso dice un antiguo refrán. Y ¿sabes?, los refranes han surgido de las experiencias de las personas, y como recogen sus vivencias, generalmente tienen razón. La espera desespera, es una gran verdad. Cuando te quedas esperando que algo pase, permaneces como suspendido en la vida. Quieto, casi inerte. Es como si alguien estuviera viviendo por ti.

¿Y cómo es estar “suspendido en la vida”? Te lo mostraré con un ejemplo. ¿Has visto en fotos o películas la imagen de un velero que flota en el mar esperando que el viento lo mueva? No tiene motor, nadie rema. Solo espera. Al principio todo está bien, porque hay mucha calma y el tripulante cree que el viento llegará.  De vez en cuando alguna ola pequeña lo agita un poco, pero no es suficiente.

En algunos momentos parece que una brisa sopla, pero el velero ni se mueve. El viento no llega y la espera continúa. El velero sigue allí, flotando en ese mar en el que nada ocurre. El tiempo sigue pasando y el panorama es siempre igual, todo está siempre igual.

Dejar de EsperarSu tripulante a cada rato mira al cielo, intenta descubrir en él alguna nube que anuncie el viento esperado, pero nada cambia. El velero no se mueve, sigue ahí, siempre en el mismo lugar, quieto, flotando.

Así vives tú cuando solo esperas. Estás flotando en la vida esperando tu viento.

¿Y qué es eso que tanto esperas? ¿Cuál es ese viento que no llega y que te tiene estancado, paralizado, en la vida?  Tú lo sabes, lo tienes dibujado en tu mente.

Ese viento que esperas para el velero de tu vida está formado por esas ilusiones y por las promesas eternas que te repites una y otra vez. O que otra persona te repite una y otra vez. Promesas e ilusiones que te mantienen pendiente del futuro.

Y así vives cada día, flotas cada día, te acuestas cada día pensando que, quizás mañana, el viento que esperas por fin sople y mueva las velas de tu vida. Pero al otro día abres los ojos, y te encuentras con la misma calma. Y otra vez, te repites ‘Mañana, quizás mañana…’.

Cada día despertarás diciéndote ‘Hoy será’. Tu mente te crea escenarios ideales llenos de ilusiones. Y entonces, por ejemplo, esperas que tu pareja te sorprenda con un saludo especial en el aniversario, o que tu jefe reconozca tu excelente desempeño, o que esa persona que te gusta te mire y te preste atención.

Esperas que el dinero llegue, que tu salud mejore, que aparezca esa oportunidad que te hará feliz. Esperas, siempre esperas, eternamente esperas.

¿Y mientras tanto, qué? Este estado de espera eterna te vuelve un esclavo del mañana, del futuro, de ese futuro en el que crees que hay  algo o alguien que te rescatará, que hará algo por ti, que impulsará tu velero para que siga su rumbo. ¿Es así como vives? ¿Es eso lo que te pasa? ¿Estás estancado flotando en la vida esperando que ocurra eso que quieres que pase?

Mira, es tiempo de despertar de ese letargo de la espera. Es momento de tomar un remo para impulsar el velero. Es necesario que te pongas en acción, que hagas algo por tu vida. Ya no esperes, actúa.

Acepta tu realidad, estás a la deriva, flotando, esperando, y nada pasará si sigues así. ¿Y qué harás con tus ilusiones y con todo lo que te han prometido y que nunca llega?

No harás nada, ilusiones, anhelos, promesas seguirán estando ahí, porque te agradan, porque te gusta que formen parte de tu vida. Y eso está bien. Lo que está mal es que te quedes flotando para esperar que esas ilusiones se hagan, mágicamente, realidad y que esas promesas se cumplan,

Tu vida es ahora, vives hoy. Cuando dejes de esperar te aliviarás de ese gran peso que es la espera, de esa incertidumbre de cada día, de cada momento en el que estás pendiente de que lo que lo esperado ocurra.  Alíviate de una vez de esa carga que es la espera.

Tienes dentro de ti todo lo que necesitas para hacer que tu velero se mueva, que navegue por ese mar en el que dispones de todo lo bueno. El poder está en ti, el viento no llegará de afuera, sino de tu interior. Te llenarás de energía y tu vida cambiará.

Nada hay en el exterior que pueda hacer que tu vida mejore, todo está en tu interior. Solo tienes que conectar con esa luz que la fuerza creadora puso en ti cuando te creó. Ahí está tu viento, tu impulso, tu felicidad.

Ya no esperes. Tú vales por ti mismo, así que no tienes que esperar que los demás te valoren y que confíen en ti. Tú tienes mucho potencial para hacer y ser lo que quieras. No esperes que los demás te lo reconozcan.  Cree en ti, confía en ti.

Tú tienes el control. En ti está ese soplo que moverá las velas. Despójate de esas creencias  que te dicen que las cosas tienen que ser de esta o de otra manera.  Tú decides cómo serán las cosas a partir de ahora, tú decides tu presente y tu destino.

Y hay algo especialmente importante que deseo decirte. Deja de esperar que todo sea perfecto. La idea de ‘lo perfecto’ que te han inculcado, seguramente no tiene que ver con la realidad. La perfección no se encuentra en el exterior. La perfección es un estado espiritual, no está fuera de ti.

Lo perfecto es lo que te conecta con la paz, con la felicidad, con el bienestar interior.  No existe una casa perfecta, un coche perfecto, un trabajo perfecto, una pareja perfecta, así que, ya no esperes más ninguna de estas cosas. Lo único perfecto eres tú, tú le entregas perfección a una casa, a un coche, a una pareja, a un amigo. Y no tiene que ver con el modelo del coche o con lo amplia que sea la casa.

Es perfecta si tú sientes que así es.  Así que, deja de correr buscando lo que no existe, y deja de esperar lo que, en realidad ya tienes.  Verás, que cuando dejas de esperar el momento perfecto, todo será perfecto en ese presente que estás viviendo. Sentirás una inmensa paz, te liberarás de una gran carga y estarás feliz.

¿Y qué pasará cuando dejes de esperar? La vida te sorprenderá gratamente. Encontrarás oportunidades inesperadas que quizás siempre estuvieron ahí, pero que, como esperabas otra cosa, no veías. Recibirás en tu interior respuestas a tus inquietudes y disfrutarás de la vida.

Comenzarás a reconocer el valor de todo eso que eres y que tienes y que en la espera no tenías en cuenta. Te permitirás ser tú, con todo tu potencial y tu amor por la vida, ese potencial y ese amor que la espera ocultaba.

Entonces, cuando ya no esperes, recibirás todo lo que la vida tiene para ti, porque estarás en paz para captar sus señales, para dejarte envolver por el amor. Tu vida cambiará cuando dejes de esperar. Ahora es el momento, deja ya de esperar.

Inspirado en el vídeo de Sergio Melchor: “Tienes que dejar de esperar”

P.D. Amigo, sin amor propio no te creeras merecedor de nada, no podrás vivir en la felicidad y sufrir será lo habitual. ¿Tienes una sensación constante de ser menos valioso que otros?, ¿no te sientes a gusto contigo mismo?, entonces, sinceramente, te recomiendo escuchar mi curso 15 claves para una autoestima indestructible, en el cual encontraras una guía para descubrir la felicidad donde siempre estuvo, en tí mismo. Haz clic aquí  para ver el vídeo de mi testimonio y conocer las 15 claves. Te contaré cómo sané mi autoestima, y cómo tu también puedes hacerlo. Recuerda que eres muy valioso.
(Visited 2.265 times, 1 visits today)
Compártelo en tus redes sociales

Acerca del autor

Comentarios

  • Roxana Publicado 3 horas ago

    Hola buenas, la verdad es que estoy en este proceso de la espera e intentando amarme a mi misma. No es nada fácil pero tengo esperanza y fe en mi misma. Muchas gracias por todos tus consejos y lecciones. 🙂

    Reply
  • Elías Berntsson Publicado 5 horas ago

    Hola, Roxana. ¡Un saludo! Que bueno que estas en ese proceso encontrándote Contigo misma. ¿Sabes? El amor propio es el amor mas hermoso que existe, es saber amarnos y comprendernos cuando no sabemos qué Sentimos. Sigue escuchando audios en mi canal de Youtube, leyendo Artículos y te recomiendo algunos de mis libros para que sigas creciendo. ¡Un Abrazo!

    Reply
  • Andrea Condori Publicado 5 horas ago

    Hermosa lectura…Hoy comencé mi día con ella y pues si tiene mucha certeza y recien lo veo de esas manera, nos pasamos la vida entera esperando y al final perdemos cada dia de nuestro presente. Y pasamos esperando y esperando. Leer esta lectura me lleno el alma y me hiz9 despertar un poco más a la realidad. 😊 Muchas gracias Elias por ello, un Saludo!!! ❤️

    Reply
    • Diva Sandino Publicado 5 horas ago

      Me hablaste a mi
      Gracias !!

      Reply
      • Elías Berntsson Publicado 7 horas ago

        Hola Diva, ¡un abrazo!

        Reply
        • Camelia Galvan Publicado 10 horas ago

          Me dio gusto ver tu foto Ver la person quien eres pues tengo unos ano siguie tus temas me encantas y los he puesto a prueba Tambien estoy en la practica del amor propio y es sorprendente cuando miras los resultados gracias a todos ustedes yo les Nombró mis angeles terrenales

          Reply
          • Elías Berntsson Publicado 12 horas ago

            Mi Corazón se alegra en saber que Personas como tú sigan creciendo En amarse así mismo. Ánimo y a seguir adelante. ¡Un abrazo!

    • Elías Berntsson Publicado 6 horas ago

      Hola Andrea, Me Contenta saber tu alma de llena de algo que Pueda ayudarte con tu proceso Personal. ¡Un abrazo!

      Reply
  • Carmen Publicado 6 horas ago

    Llevo “esperando” que alguien llegue a mi vida 36 años. De verdad que intento cada día dejar de esperar. Dejar a la vida fluir y que me sorprenda. Pero me resulta muy difícil aceptar que no haya nadie (un chico) me corresponda En el amor.
    Cómo se deja de esperar algo que deseas tanto… o como se deja de esperar que ocurra y aceptar que quizás no haya alguien para ti

    Reply
    • Elías Berntsson Publicado 7 horas ago

      Hola carmen.Llevas tu vida esperando tanto algo Que al pasar Los días, los años, Ya te debe de frustrar. Sé Paciente. todo llega a su debido tiempo y momento. Vive tu vida y lo que tiene que ser Será Y llegará en el momento que tenga Que llegar; También confiando de que el ser divino en el que tú Crees, te ira dando lo que realmente necesitas. ¡Un abrazo! Y no Desesperes.

      Reply

Deja un comentario

© 2019-Aumentandomiautoestima. Todo los derechos reservados