logo

Vivir cada Día con Sentido

plant-1353402_1920

Si hoy percibiste el día gris, si hoy te sientes triste o con temor, mañana será un nuevo día. Cada amanecer te brinda la oportunidad de reescribir de otra manera cada una de tus vivencias o de iniciar un nuevo capítulo si así lo decides. No hay nada escrito previa ni rígidamente, solo hay tal vez un bosquejo o un diseño en donde a diario vas escribiendo. Puedes ir marcando tu camino con huellas con las que inspires a los demás para que te sigan cuando irradias la felicidad de tu corazón a través de un claro ejemplo en donde muestres coherencia entre lo que dices y haces.

Cada día es un maravilloso regalo que te da la vida para ver de otra manera y en ese proceso de resignificación hacia una mirada más positiva y amorosa puedas contactarte más fácilmente con cada una de las bendiciones que reinan en el universo.

La magia de la vida consiste en permitir que la luz que habita en tu interior se expanda cada vez más. Esa luz, es el amor en su más elevada dimensión. Amor hacia la naturaleza, hacia las personas (por lo que son en esencia, ya que es posible que algunas de sus acciones no sean de tu agrado), amor hacia la vida misma, amor por supuesto hacia ti mismo de manera incondicional, en toda circunstancia, tiempo y lugar.

En cada día, cada hora, cada minuto y en cada instante hay miles de opciones potenciales susceptibles de ser concretadas y puestas en ejecución. Lo que pasa es que no siempre se ven ni se buscan, pero están allí. Muy pocas veces se intenta ver la multitud de opciones. La mayoría de las veces, se suele seguir las mismas alternativas de siempre, así estas sean obsoletas, evidenciando de cierto modo un apego o una costumbre a obtener los mismos resultados de siempre, sin procurar el descubrimiento y la experimentación de nuevos caminos.

Es por todo esto, que se hace necesario aprender a ser flexibles de mentalidad, a tener disposición para contemplar lo nuevo, a amar la incertidumbre de no saber qué va a pasar pero al mismo tiempo teniendo la convicción de que así sea algo agradable o desagradable finalmente todo termina obrando para “nuestro bien”, es decir que es importante avanzar teniendo la fe y la certeza de que hay un propósito y un sentido mayor.

La fe necesita cultivarse día tras día para que se mantenga en medio de las situaciones turbulentas. La fe no aparece así porque sí. La fe necesita sustentarse tanto en el conocimiento como en el sentimiento de que se cuenta con poder personal, ese poder que viene de la fuente, de Dios o de aquella energía superior, pero que también está en tu interior.

Tienes poder tanto para destruir como para construir, tanto para lastimar como para amar, tanto para ser infeliz como para vivir tus sueños e ideales.

Esto es real y se puede ejemplificar con “Grandes detalles” que pueden crearse en la cotidianidad: ¿Qué efecto crees que generas en tu hogar si empiezas a lucir una radiante sonrisa con mayor frecuencia?, ¿qué sucedería en tus relaciones si de repente dejas de responder de manera impaciente y ofuscada cuando alguien te critica por algo y en lugar de ello comienzas a mostrar una indiferencia serena o sosegada?, ¿qué empieza a suceder en tu interior cuando ante aquello que tanto has luchado y te has esforzado o te has resistido, comienzas a respirar más profundo, a relajarte y a afirmar: “Ya hice mi parte, ahora que la vida se encargue del resto y que pase lo que tenga que pasar”?, ¿qué crees que empieza a mejorar cuando expresas más a menudo un elogio sincero a alguien?, ¿qué sensación experimentará tu ser si dedicas más tiempo a hacer aquello que tanto te ha encantado hacer, aquello en lo que has llegado incluso a perder la noción de tiempo al tratarse de algo que te apasiona a profundidad?

Pero, tomar la iniciativa para poner en marcha estas y muchas acciones más de este tipo: que vayan en sintonía con la esencia de tu ser es tu elección, no puede ser la decisión de nadie externo, ni tampoco nadie puede hacerlo en tu lugar. ¿Quién mejor que tú mismo para identificar lo que te trae mayor satisfacción?, ¿para qué seguir postergando más tu felicidad?

En el aquí y el ahora es el mejor momento para brillar, para ser tú mismo y permitirte conectar con todo lo mejor que traes en tu interior. Cuando esto no lo aceptas o cuando aún no estás preparado para el cambio, es cuando te pones mil excusas y justificas tus desdichas, pero ya es hora de que dejes de victimizarte. Hoy necesitas dar aquel paso que día tras día te vaya acercando hacia tus objetivos reales (no los objetivos impuestos por la sociedad), tus objetivos reales son los deseos de tu corazón.

El sentido de la vida es tan sencillo, que no lo vemos por tener la tendencia a complejizar y a racionalizarlo todo. El sentido de la vida es crecer en el amor, en el amor hacia ti para que puedas brindar calidad de amor hacia todo tu alrededor. Si eres capaz de sentir gratitud y reverencia por la flor que despierta y crece cada día, has avanzado en el proceso de vivir la vida con sentido, la clave está en lo que sientes con todo tu ser.

 

(Visited 634 times, 1 visits today)
Compártelo en tus redes sociales

Acerca del autor

Deja un comentario

© 2019-Aumentandomiautoestima. Todo los derechos reservados