Cómo Encontrar la Felicidad Según el Tao

Felicidad Tao

“Aquellos que se paran en las puntas de los pies, no se paran con firmeza. Aquellos que se apresuran, no llegan muy lejos. Aquellos que intentan eclipsar a otros con su luz, terminan atenuando la suya.”

Lao Tse

Muchas personas desperdician su energía tratando de mejorar sus vidas, pero obtienen resultados negativos. Obtienen conocimientos y persiguen cosas externas mientras agotan sus cuerpos y se cargan de pensamientos inútiles. Solo para terminar insatisfechos.

Todos estos esfuerzos, reglas, éticas, valores, seguramente se inventan para beneficiar a la humanidad. Pero según los antiguos sabios taoístas, deberíamos deshacernos de todas ellas.

¿Por qué? Porque todas estas ideas hechas por el hombre solo nos alejan más del flujo natural de la vida. Intentar alterar lo que la naturaleza ha construido, es como nadar contra corriente.

No importa si se trata de buscar dinero, estatus, fama, poder o conocimiento. Estos esfuerzos continuos para ser feliz son la razón por la que no lo somos.

Creemos saber quiénes somos cuando tenemos un millón de dólares en el banco o cuando finalmente publicamos el libro que hemos intentado escribir durante años, o cuando nuestros canales de YouTube tienen 100 mil suscriptores, pero no es así. 

Claro, disfrutamos de un placer momentáneo, pero eso no es felicidad. Además, en esta búsqueda superficial, agotamos nuestros cuerpos y mentes, y nunca logramos lo que estamos buscando.

Así que, cuando perseguir la felicidad es un callejón sin salida, ¿qué debemos hacer en su lugar?

Hay cuatro principios en el Taoismo que se basan en nuestra relación con el mundo natural. Conocer estos fundamentos te ayudará a cambiar el modo en que entiendes la búsqueda de la felicidad, para que al fin puedas liberarte de los espejismos, y encontrarte a ti mismo. 

1. Confiar en la naturaleza y confiar en el cuerpo

¿Las actividades que hacemos todos los días nos están ayudando a desarrollar un sentido más profundo de la conexión cuerpo/mente? ¿O nos están alejando cada vez más de nuestra experiencia e instinto? 

¿Las actividades que practicamos y realizamos nos llevan a más preguntas, o nos conducen a hacer cosas que son inflexibles y posiblemente (con el tiempo) perjudiciales para nuestra salud?

Escuchar a tu cuerpo es la única forma de saber si algo te daña o te hace bien. Confía en tu propia naturaleza para entender si los alimentos y los hábitos de vida que practicas te están llevando por buen camino. No caigas en los engaños del mundo exterior, en el ruido mediático, en los rumores de otras personas… 

Desarrolla la confianza en tu sabio interior. 

2. Cultivar y practicar el yin

Mucho en nuestra cultura está orientado a hacer, tener éxito,  ganar, sobresalir… Estas acciones, desde la perspectiva taoísta, se consideran yang y se basan en el movimiento exterior.

¿Con qué frecuencia realmente nos tomamos el tiempo para nutrir la experiencia interior? ¿Con qué frecuencia ralentizamos, reflexionamos y simplemente disfrutamos del “ser” sin tener que hacer nada? Prácticas como la meditación y la atención plena pueden ayudarnos a ralentizarnos, de modo que cuando necesitamos actuar, movernos en el mundo y crear, tengamos una reserva más valiosa de energía y equilibrio.

3. Desaprender para aprender

Nuestro sistema educativo tiende a enfatizar la absorción de hechos y conocimientos. El conocimiento no es lo mismo que la sabiduría, ni nos lleva a la introspección y la comprensión de uno mismo. 

Aprender a desaprender es básicamente tener la capacidad de desechar lo que creemos que sabemos, para adoptar una forma de ser que nos evolucione y cree diferentes resultados, tanto en la forma en que nos relacionamos con los demás como en nuestros hábitos y acciones.

4. Estar ausente como una forma de estar presente

Cuando conseguimos alejarnos del drama, logramos ser más conscientes y al mismo tiempo acceder a la intencionalidad. Esta es una forma sencilla de guiar nuestra conciencia en direcciones particulares que sirven al crecimiento y a un propósito superior, más allá de las ambiciones y objetivos superficiales. 

Podemos desarrollar el arte de estar ausente y presente siendo testigos de la locura dentro de nuestras propias cabezas, Trayendo presencia al caos, el nuestro y el del mundo. 

Dejar de intentar y comienza a Ser

Estos principios no están destinados a ser aplicados rígidamente, o considerados como reglas. Son formas sencillas de ser más conscientes y, por lo tanto, sentirnos más felices con nuestras vidas. 

La salud desde la perspectiva taoísta proviene de encarnar y estar en contacto con nuestra verdadera naturaleza. Por el contrario, se cree que la enfermedad viene de no honrar quiénes somos. 

Cuando podemos darnos el espacio y el tiempo para el cuidado compasivo, mientras reconocemos lo que es auténticamente correcto para nosotros, podemos crear salud, felicidad y vitalidad duraderas.

Una forma sencilla de encarnar esto es reducir la velocidad y observar los ciclos naturales dentro de un mes, estación o año. Trata de tomarte unos minutos cada día para darte cuenta de los pequeños detalles, notar el aumento y la caída de tu respiración, notar el mundo que te rodea y tu propia relación con él. 

Poco a poco, irás notando similitudes entre la naturaleza exterior y la interior. Comenzarás a entender que eres parte de un Todo y, por eso, tu existencia no puede ser un error. 

El Libro de Zhuangzi nos cuenta una historia sobre animales y el viento que se envidian entre sí por sus características innatas. El ciempiés envidia a la serpiente porque puede moverse sin patas, pero la serpiente envidia al viento por su capacidad de viajar grandes distancias sin tener un cuerpo. Mientras tanto, el viento se queja de que solo se necesita un dedo o un pie para obstaculizarlo.

Piensa en lo que esto significa. Se trata de entender que la naturaleza ha creado todo con sus propios atributos, nada es mejor que lo otro. Solo el juicio lo hace así. 

Por lo tanto, sentimos la necesidad de cambiar quiénes somos, solo para adaptarnos a un ideal. Pero este ideal no existe, es un intento engañoso por entender el mundo que, en el fondo, nos aleja del Tao. 

¿Quieres ser feliz? Deja de intentar, y solo Sé. Encuentra la felicidad en tu naturaleza, en tu estado de flujo. Cuando lo hagas, verás con claridad los espejismos del mundo exterior. 

(Leído 784 veces - 1 hoy)

P.D. ¿Tienes una sensación constante de ser menos valioso que otros?, ¿no te sientes a gusto contigo mismo?, entonces, sinceramente, te recomiendo escuchar mi curso 15 claves para una autoestima indestructible, en el cual encontrarás una guía para descubrir la felicidad donde siempre estuvo, en tí mismo. Haz clic aquí  para ver el vídeo de mi testimonio y conocer las 15 claves. Te contaré cómo sané mi autoestima, y cómo tú también puedes hacerlo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

1 comentario en “Cómo Encontrar la Felicidad Según el Tao”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.