Una estima sana mira el problema de una manera distinta -Por Bernardo Stamateas-

La estima sana mira diferente. En una oportunidad le preguntaron a un periodista: “¿crees en el amor para toda la vida?”, y este hombre respondió: “No, no existe el amor para toda la vida”. Esta respuesta implica que en su mente no está delineada la ruta de que una pareja puede durar toda la vida.

Todas las ideas que tenemos forman nuestro mapa mental y por ende nuestra estima. Creemos: “me cuesta mucho esta tarea”, “tengo depresión”, “nadie me quiere”.

Si se te pincha una ruede del coche, para ti es un problema, para el mecánico no. ¿Por qué?, porque piensa de otra manera. Lo que es un problema para mí, quizás para otro no lo es.

La mayoría de las veces, cuando nuestra estima está herida, buscamos algo en el afuera, por ejemplo, “paz”, y seguramente no la encontraremos. ¿Por qué? Porque si primero no está en tu mente, nunca podrás reconocerlo en ti mismo. Lo que buscas, antes de verlo en el afuera, necesitas encontrarlo en tu mapa mental.

A muchas personas se les pregunta: “¿Por qué eres así?” Y responden: “Porque soy así, nací así y ya esta”. Estas personas no tienen una estima sana dispuesta a cambiar aquello que no funciona. Por ejemplo: si tu mayor problema es que no logras comunicarte con los otros, y dices: “Nadie me entiende”, trata de decirlo de otra manera. ¿Cómo resolvemos un problema? hablando.

La estima sana mira diferente

En lugar de ordenar, gritar, quejarte… prueba hablar de otra manera, expresarnos en negativo nunca funciona. Elogia al que te acompaña, a aquel que te hizo un favor, que te hecho una mano, te dio una palabra de aliento. Una estima sana no tiene problemas en elogiar al otro, porque no compite. Él gana y el otro también gana. Sabe que el elogio sincero colocará a la otra persona de su lado y en algún momento de su vida, traerá un beneficio. beneficio. Victor Hugo decía: “Nada tan estúpido como vencer, la verdadera gloria está en convencer”.

Una estima herida dice: “A ver si lo elogio y se enorgullece”. La estima sana cambia a tiempo lo que no funciona y suma a su mente poder y fuerza para siempre seguir adelante. Una estima sana no sólo habla de diferentes maneras bien, sino que es hábil y hace de otra forma aquello que no funciona, no se castiga pensando que no sirve para nada, sino que sabe cambiar a tiempo.

Hay un ejercicio que se usa con los matrimonios cuando están atravesando por alguna crisis y la gran mayoría de ellos mejora. Se le dice al marido: “Vas a darle una sorpresa a tu mujer, sin decirle qué es, y ella tiene que descubrir tu sorpresa”. Y a ella se le dice: “Esta semana le das una sorpresa a tu esposo, sin decirle cuál es, y él la va a tener que descubrir”. Y se repite cada dos semanas.

Busca otras opciones

La gran mayoría de los matrimonios mejoran porque empezaron a hacer algo distinto, ella ahora está atenta a ver qué es lo que él va a hacer, y él está atento a qué es lo que ella va a hacer. El foco se desvió de la queja y lo cotidiano, y ahora aparece la expectativa de lo nuevo.

Una estima sana mira el problema de una manera distinta. Su mapa le permite ver que afuera, hay diferentes opciones. En muchas ocasiones para poder solucionar el conflicto, debemos darle un nuevo enfoque, una nueva lectura. Un muchacho estaba con estrés por la cantidad de responsabilidad de trabajo, y decía: “siento que todos me presionan y presionan, no aguanto más”. El consejero le dijo: “Mañana vas a ir a tu trabajo y te vas a imaginar que eres un director de orquesta, cada vez que te presionen vas a imaginar que estás dirigiendo una orquesta sinfónica”.

Gracias a este consejo, este joven pudo superar el estrés. A partir de ese momento ya no se sentía como a alguien que lo estaban presionando de todos lados, sino como un director habilidoso que estaba congeniando todos los instrumentos para que la empresa tuviera una buena armonía. El cambio de imagen del problema que estamos atravesando libera dentro de nosotros todo nuestro potencial.

Un abrazo,

Elías Berntsson

(Leído 169 veces - 1 hoy)

P.D. ¿Tienes una sensación constante de ser menos valioso que otros?, ¿no te sientes a gusto contigo mismo?, entonces, sinceramente, te recomiendo escuchar mi curso 15 claves para una autoestima indestructible, en el cual encontrarás una guía para descubrir la felicidad donde siempre estuvo, en tí mismo. Haz clic aquí  para ver el vídeo de mi testimonio y conocer las 15 claves. Te contaré cómo sané mi autoestima, y cómo tú también puedes hacerlo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *