Mi Vicio Favorito Soy Yo

como aumentar la autoestimaMi vicio favorito soy yo. Tengo una infinidad de vicios… o manías no lo sé… Me encanta ver el atardecer, dejar todo ordenado al salir de la oficina, sacudirme los pies siempre que hay un tapete al entrar, tomar mucha agua, de vez en vez descalzarme sobre el césped, pero definitivamente, mi vicio favorito soy yo.

Mucha gente me ha preguntado cómo puedo considerarme mi propio vicio. -Pues fácil- siempre respondo  yo. No hay día que pase que no tome en cuenta una de estas manías (que conservo con tanto ahínco) para mimarme un poco. Son todos estos pequeños vicios los que me recuerdan de alguna manera u otra lo importante que es disfrutar la vida y todo lo que ésta nos brinda. Al mantener vivos todos estos pequeños (y buenos ¿por qué no decirlo?) vicios… me regalo cada día la oportunidad de hacerme feliz con mis actividades cotidianas. Lo cuál por supuesto, me ayuda también a relacionarme mejor con las personas a mi alrededor, a producir más, en fin, a dar y esperar más de mi porque simplemente estoy haciendo las cosas con gusto.

El hecho de procurar siempre un pequeño momento para consentirme, me vigoriza tanto que soy capaz de incluso encontrar más cosas placenteras durante el resto de mi día. Por ejemplo, te comentaba al principio que no hay día que pase sin que deje todo ordenado en mi oficina; claro, sin llegar a los extremos, pero tú sabes, poner de nuevo la silla en su lugar, limpiar un poco el escritorio, acomodar los papeles, bolígrafos, etc., que utilicé durante mis labores, porque al finalizar el día quiero que todo vuelva a encontrar su lugar de origen para estar en un área mucho más armonizada.

Así, a la mañana siguiente al llegar a trabajar y ver todo bien ordenado podré empezar el día sin la frustración de no encontrar lo necesario, por ejemplo. Por el contrario, tendré la oportunidad de comenzar con una sonrisa de ver todo esperando por mí.

Seguramente tú tendrás también esos pequeños viciecillos que de alguna u otra forma te ponen de buen humor. No te olvides de ellos. Si sabes que éstos no afectan tu convivencia con los demás o tu salud date el tiempo para hacerlos. A veces el consentirnos unos cuantos minutos al día nos da la energía suficiente para continuar.

Hacer pausas de ninguna manera significa perder el tiempo, por el contrario, te estás dando calidad de tiempo, tanto física como emocionalmente. Te cuento esto porque aunque no lo creas, el quererte a ti mismo es uno de los principios más importantes que deben ser abordados para nuestra vida cotidiana. Si estamos bien con nosotros mismos, estar bien con el resto del mundo será mucho más sencillo.

Así que pues sí, tengo el orgullo de decir que mi vicio favorito soy yo. Disfruto de cuidarme, alimentarme bien, y por supuesto, disfruto consentirme al igual que tú. Recuerda, no dudes en separar unos minutos del día para consentirte.

Un abrazo,

Elías Berntsson

(Fuente: Laura Mendoza)

(Leído 253 veces - 1 hoy)

P.D. ¿Tienes una sensación constante de ser menos valioso que otros?, ¿no te sientes a gusto contigo mismo?, entonces, sinceramente, te recomiendo escuchar mi curso 15 claves para una autoestima indestructible, en el cual encontrarás una guía para descubrir la felicidad donde siempre estuvo, en tí mismo. Haz clic aquí  para ver el vídeo de mi testimonio y conocer las 15 claves. Te contaré cómo sané mi autoestima, y cómo tú también puedes hacerlo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.