Para Ser Feliz NO te Centres en ti -Por Bernardo Stamateas-

NO te Centres en ti. Una de las emociones más maravillosas que puedes sentir es la emoción de ayudar al otro a triunfar. Ahora bien, necesitamos entender a qué nos referimos con ayudar al otro.

Ayudar no es “hipotecaré m casa por ti”, “te voy a prestar dinero”, “te daré el título de propiedad”, “me voy a sacrificar, que me duela a mí para que tú estés bien”. Eso no es ayudar. Ayudar es construir un puente, ayudar al otro a alcanzar su sueño.

NO te Centres en ti

Hay varias maneras de ayudar:

Reconociendo a la gente.

John Maxwell, uno de los mayores líderes del presente, emplea la regla de los treinta segundos: “Usa los primeros treinta segundos para decir algo positivo a la persona que tienes al lado”. Lo más importante en una relación son los primeros segundos y debemos utilizarlos para reconocer o felicitar. Para decir algo positivo de la otra persona, para destacar un punto fuerte en ella.

Cada vez que entres en contacto con otras personas, no te enfoques en ti mismo sino en los demás. Cuando uno sabe dar aliento en los primeros treinta segundos en que ha hecho contacto. Genera muy buena impresión y así logra que el otro pueda estar receptivo a nuestro mensaje.

Crear un puente con el otro es ser capaz de valorar el trabajo de los demás y felicitarlos. Cuando tu estima está sana, eres capaz de reconocer el éxito y la fortaleza del que está a tu lado y de tus semejantes. Piensa cómo te sientes tú cada vez que alguien te felicita, te afirma. Te dice una palabra positiva y resalta algo maravilloso de tu vida. ¿No te sientes mejor? Cuando una persona es capaz de felicitar al otro. Hace que el otro se acerque a él.

Dando mérito al otro.

Cada vez que ayudes se acercarán a tu vida personas que te brindan conexión y una provisión para tu vida, lo cual te acerca más a tu propósito.

Una leyenda judía dice que dos hermanos estaban compartiendo un campo y un molino. Cada noche dividían el producto del grano que habían molido juntos durante el día. Un hermano vivía solo y el otro se había casado y tenía una familia grande. Un día, el hermano soltero pensó: “No es justo que dividamos el grano de manera equitativa, yo solo tengo que cuidarme a mí mismo, pero mi hermano tiene niños que alimentar”. Así que cada noche, secretamente, llevaba algo de su harina a la bodega de su hermano.

Pero el hermano casado pensaba en la situación de su hermano y se decía: “No está bien que dividamos el grano equitativamente, porque yo tengo hijos que me proveerán cuando sea anciano, pero mi hermano no tiene a nadie, ¿qué hará cuando esté viejo?” Así que también cada noche llevaba secretamente parte de su harina y la ponía en la bodega de su hermano.

Lógicamente, cada mañana ambos hermanos encontraban sus provisiones de harina misteriosamente con la misma cantidad. Hasta que una noche se encontraron en medio del camino entre sus casas y se dieron cuenta de que lo más valioso que tenían era el amor que profesaban el uno por el otro.

Genera cambios a tu alrededor

Todo aquel que es capaz de ser un puente para el otro, generará cambios en el ambiente en donde esté. Y a través de ellos podrá transmitir todo lo que tiene. Si somos capaces de transformar los ambientes, seremos también capaces de recibir desde esos mismos puentes que fuimos capaces de generar. Ayudar al que lo necesita no solo es parte del deber. Sino de la felicidad. NO te Centres en ti.

Un abrazo grande,

Elías Berntsson

(Leído 59 veces - 1 hoy)

P.D. ¿Tienes una sensación constante de ser menos valioso que otros?, ¿no te sientes a gusto contigo mismo?, entonces, sinceramente, te recomiendo escuchar mi curso 15 claves para una autoestima indestructible, en el cual encontrarás una guía para descubrir la felicidad donde siempre estuvo, en tí mismo. Haz clic aquí  para ver el vídeo de mi testimonio y conocer las 15 claves. Te contaré cómo sané mi autoestima, y cómo tú también puedes hacerlo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on print

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.