Rompiendo mis Límites -Por Bernardo Stamateas-

Rompiendo mis Límites . Rompiendo mis Límites -Por Bernardo Stamateas-La velocidad máxima de un coche es de 220 kilómetros por hora, ese es el límite del coche. Tal vez alguien te puso un límite, alguien te dijo hasta dónde podías llegar. Pero hoy, en un proceso de continuo crecimiento, tienes que romper tu velocímetro mental, aquel que te invalidó fue el que creó tu velocímetro mental, el que lo graduó y te dijo: “Hasta aquí puedes llegar, más de aquí, no.”

Hoy ya no dependes de nadie, ya has crecido y lo seguirás haciendo porque tienes capacidad de ir cada día por más. No hay imposibles para los que creen en sus sueños y están centrados en ellos. Tiempo atrás, nadie podía correr una milla en menos de cuatro minutos.

Todos los expertos decían que un corredor no podía correr una milla en menos de cuatro minutos, hasta que el atleta Roger Bannister lo hizo, rompió el “techo”, estableció un nuevo récord, un nuevo tope en el velocímetro. A partir de entonces, y en los diez años posteriores, trescientos treinta y seis corredores superaron también el récord mundial.

Rompiendo mis Límites

Cuando una persona rompe un récord, no solo lo hace para su vida sino para los que vienen detrás. Tal vez no seas el mejor padre, pero serás el mejor padre que puedas ser. No estamos llamados a ser los mejores de todos, sino a ser lo mejor que podamos ser.

Aprende a validarte y sigue creciendo día a día, crece hasta la altura máxima que te permita disfrutar del premio. La gente que se supera y crece no será expulsada de ningún ámbito y podrá reclamar lo que le pertenece. De esta forma, todo aquello que ha invertido en su crecimiento volverá a su vida, con creces.

Una mujer que estaba caminando encontró a Picasso y le preguntó:
-¿Podría hacerme un dibujo?
-Y Picasso le hizo un dibujo en tres minutos, se lo dio y le dijo:
-Cinco mil francos.
-¿Cómo cinco mil francos?, si ha tardado solo tres minutos.
-No, señora, no he tardado tres minutos, he tardado toda mi vida.

El regalo más grande que puedes tener es una idea, las ideas lo controlan todo: la moda, las zapatillas, las marcas. Las ideas son más poderosas que la propia persona, porque a ellas no se las puede matar. ¿Qué necesitamos para resolver los problemas? ¿O qué necesitamos para multiplicar y hacer crecer todo lo que tenemos? ¿Y qué necesitamos para ganar y recuperar dinero? Buenas ideas.

Ayúdate de tus ideas

Las ideas nos pueden ayudar a resolver un problema, a mejorar nuestra autoestima, a multiplicar lo bueno. Podemos copiar las buenas ideas que provienen de los otros. Copiemos solo lo bueno, las buenas ideas de la gente correcta. Observemos y registremos para poner en funcionamiento lo que a otros les produjo éxito y crecimiento.

Permanece atento todos los días, ten cerca papel y lápiz. Se ha descubierto que, cuanto más nos reímos, más buenas ideas tenemos… ¡tienes que reír mas! La mejor manera de ayudar a alguien a resolver un problema es contarle un buen chiste, cuando la persona se ría, se relaja, y a partir de allí empieza a activar el hemisferio derecho de su cerebro: la creatividad.

Un abrazo,

Elías Berntsson

(Leído 786 veces - 1 hoy)

P.D. ¿Tienes una sensación constante de ser menos valioso que otros?, ¿no te sientes a gusto contigo mismo?, entonces, sinceramente, te recomiendo escuchar mi curso 15 claves para una autoestima indestructible, en el cual encontrarás una guía para descubrir la felicidad donde siempre estuvo, en tí mismo. Haz clic aquí  para ver el vídeo de mi testimonio y conocer las 15 claves. Te contaré cómo sané mi autoestima, y cómo tú también puedes hacerlo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on print

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

3 comentarios en “Rompiendo mis Límites -Por Bernardo Stamateas-”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.