Sigue los Deseos de tu Corazón -Por Bernardo Stamateas-

Sigue los Deseos de tu Corazón. Pregúntate: ¿Soñaste lo suficiente? ¿Viviste plenamente? ¿Has amado bien? Eso es disfrutar. Apasiónate por tus objetivos, por tus logros, cuando llegues a ellos, ¡disfrútalos!

Cambia la vieja mentalidad por aquella que te llene de pasión.

Comienza a disfrutar todo lo que está en tus manos, todo lo que posees. Si pudiste comprarte un buen perfume importado, o una ropa lujosa, no esperes una ocasión especial para usarlo, prémiate cada día con ellos, no lo guardes, disfruta hoy.

El sentimiento de culpa nos dice: “Lo guardo para una ocasión especial”, pero el don de disfrutar dice: “Esta ocasión es especial”.

Sigue los Deseos de tu Corazón

Haz de cada ocasión algo especial y no guardes nada para mañana. Usa la mejor ropa para estar en tu casa porque te fue dada para disfrutar. No permitas que te hagan sentir culpable por usar lo que te pertenece, si está en tus manos es para que lo disfrutes cuando quieras.

El don de disfrutar no se encuentra, se lleva adentro. Hay personas que todo el tiempo están buscando: “¿Dónde está el hombre que me hará feliz?” “Salió el sol, ¡qué alegría!” “Está nublado, ¡qué tristeza!”. Haz de cada momento algo especial. Libera la alegría que hay en tu interior, no es algo que se encuentra en el afuera sino que está en ti y necesitas aprender a soltar.

Nadie, ni ningún ambiente, te dominará cuando liberes la capacidad de disfrutar. Alegría no es tener una casa grande o pequeña. Salomón dice: “Mejor es la comida de legumbres donde hay amor, que buey engordado donde hay odio”; es decir, mejor es comer un sándwich en un puesto de comida ambulante que el mejor caviar rodeado de envidia y discordia.

Comienza a disfrutar de ti mismo

“Si no soy capaz de disfrutar de mí mismo, no podré disfrutar del resto”. Tú eres el protagonista de tu propia vida, la haces tú cada día, seamos amigos nuestros.

Nadie más que tú mismo debe tener fe en sí mismo para sus objetivos, para sus proyectos. Amarse y respetarse es darse el lugar de importancia que uno se merece. Sigue los deseos de tu corazón. ¿Tienes ganas de viajar?, hazlo; ¿quieres comprarte ropa?, cómprala; de nada sirve trabajar o estudiar y no poder disfrutar de lo que hemos alcanzado. Aprende a ser sabio, a distinguir cuándo hablar y cuándo callar. Todo lo que tienes es para ti, no necesitamos demostrarle a los otros lo que fuimos capaces de alcanzar.

Sólo el que sabe disfrutar, el que sabe ser apasionado, sabe disfrutar de los logros y del éxito. Sé apasionado, busca más en todas las áreas de tu vida, con tu pareja, con tus hijos, con tu Creador. Vive la vida con intensidad. Corre la carrera con pasión, la carrera no es de velocidad, la carrera dura toda la vida. Y mientras la corras lleva una antorcha en tu mano, de nada servirá terminar la carrera sin fuego.

Vive con pasión

Sé un apasionado por la vida, por tus hijos, por tu familia, por tu trabajo, por tu empresa. Sé un apasionado de tu fe, de tus principios. ¿Qué es lo que aún no desarrollaste? ¿Qué te apasiona hacer? ¿Tienes en claro cuáles son tus pasiones? Mis pasiones diseñan mi vida.

Tú tienes que seguir las pasiones de tu corazón. Las dos preguntas más importantes que existen son: “quién soy y qué amo”. Mis pasiones son mi manera de vivir. ¿Qué es lo que te apasiona? ¿Tienes en claro cuáles son tus pasiones? ¿Qué cosas te apasionan, te entusiasman?

Ellas harán el diseño de tu vida. William Barclay, un conocido teólogo citaba que hay dos días extraordinarios en la vida de un hombre: cuando nacemos y cuando descubrimos por qué, y eso es la pasión. La gente, que no sigue sus pasiones, tiene una vida mediocre, una vida a medias, pero tú tienes el potencial dentro tuyo y la capacidad necesaria para ser una persona apasionada.

La gente feliz está alineada con sus pasiones

Cuando tú sabes cuáles son tus pasiones (cuando sabes el qué) siempre vendrá el cómo. Recuerda: “Si sé el qué, también vendrá el cómo.” ¿Qué es el qué? Lo que quiero lograr, mis proyectos; y si yo sé qué son mis pasiones, vendrá el cómo voy a alcanzarlas. Nunca pienses: “¿cómo haré para alcanzar mi meta?” sólo comienza por reconocer lo que llena tu vida de energía, de entusiasmo, de felicidad.

“Si sigo mis pasiones, viviré una vida con sentido, con propósito.” Sólo ellos me hacen brillar. ¿Quieres brillar? Sigue todo aquello que amas hacer. Viajar, jugar al fútbol, comer sano, hacer dinero, tener una empresa. Pasiones… “Conéctate con tus pasiones, alinéate a ellas”. Tu diseño de vida estará en proporción a la conexión que tengas con tus pasiones.

En una investigación sobre personas a las que el éxito las siguió por más de cincuenta años, se descubrió que, en todos los casos, hubo un factor determinante: “Todos ellos estaban alineados a sus pasiones, a lo que amaban a hacer, a aquello que les hace olvidar el reloj”. En tu corazón, están escondidas tus pasiones. Éste es el ahora, éste es tu tiempo, sé un hombre, una mujer apasionada, no te rindas antes de llegar a tu objetivo. Con pasión, fuerzas y garras, llegarás sí o sí a ver tu sueño cumplido. Sigue los Deseos de tu Corazón.

Un abrazo,

Elías Berntsson

(Leído 443 veces - 1 hoy)

P.D. ¿Tienes una sensación constante de ser menos valioso que otros?, ¿no te sientes a gusto contigo mismo?, entonces, sinceramente, te recomiendo escuchar mi curso 15 claves para una autoestima indestructible, en el cual encontrarás una guía para descubrir la felicidad donde siempre estuvo, en tí mismo. Haz clic aquí  para ver el vídeo de mi testimonio y conocer las 15 claves. Te contaré cómo sané mi autoestima, y cómo tú también puedes hacerlo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on print

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

2 comentarios en “Sigue los Deseos de tu Corazón -Por Bernardo Stamateas-”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.