Cuando Hablas, Creas -Por Bernardo Stamateas-

Tus palabras tienen poder. Todas las cosas, buenas y malas, que a diario nos suceden son producidas por nuestra boca. Cada uno de nosotros nos llenamos con palabras que les dirigimos a los otros y a nosotros mismos. El mundo fue creado por medio de la palabra, Dios dijo, habló y creó y hoy el mundo se sostiene hablando.

Creamos nuestro mundo hablando, es por eso que necesitamos saber que el poder de la vida o de la muerte está en tu boca.

Nos comunicamos con los demás porque vivimos hablando y expresando ideas, pero es posible ser una gran persona con una comunicación pobre. Puedes tener un gran corazón y buenas intenciones, pero si tu hablar denota todo lo contrario tus palabras no podrán sostener tu accionar.

Tus palabras tienen poder

Puedes ser una persona con malas intenciones pero sabes cómo hablar y hacer que lo que no está bien parezca que sí lo está, sin embargo, habrá un momento en que este accionar no tendrá resultados.

Lo importante es entender la relevancia que tiene nuestra habla, si hablamos adecuadamente, recibiremos lo que pedimos. De acuerdo con nuestro hablar, nos daremos a conocer, de acuerdo con nuestro hablar es nuestra estima. Analicemos entonces, las formas de expresarse más comunes de una persona con baja estima:

Habla en pequeño.

  • Hablar en pequeño es negativo. cuando uno dice: “mi mujercita”, “m amiguito”, “hazme un favorcito”, “conseguí un trabajito”, “dame un tecito”, etc.. Tal vez esta forma de expresión puede resultar graciosa pero es una manera negativa de hablar, dado que cuando hablamos en pequeño estamos cancelando el poder de producir todo lo grande que queremos que nos suceda.
    Hablar en pequeño, está ligado siempre a una baja autoestima, pero si queremos alcanzar el éxito tenemos que hablar en grande, ya que el poder de la vida está en aquello que decimos con nuestra boca.

Opina de lo que no sabe.

  • Esto también es negativo, cuando uno opina de lo que no sabe puede meterse en problemas. Algunas personas hasta son capaces de discutir con una eminencia cuando en realidad no saben absolutamente nada sobre un tema. A la mayoría de las personas le encanta criticar y opinar sobre fútbol, política, economía…

Crítica.

  • Criticamos todo y a todos, tal vez porque en el fondo nos creemos menos que los demás y, como resultado de esa crítica, nos volvemos personas hipersensibles. La crítica sobre la base de la baja estima también nos convierte en personas envidiosas del éxito de los otros. La crítica siempre nos limita. La cultura nos ha enseñado que todos podemos criticar, que podemos hablar mal de todos sin darnos cuenta de que cada uno de nosotros se llena de lo que habla.

Discute.

  • Necesitamos saber que en la discusión no hay entendimiento. En medio de una discusión difícilmente podemos ponernos de acuerdo y negociar para llegar a un arreglo. Para muchos, la discusión se ha convertido en un hábito y una forma de vida. La discusión no nos permite avanzar y además nos hiere, y lastima a los otros.

Se mete en la vida de los demás.

  • Muchas personas viven pendientes de la vida de los demás, están más pendientes de lo que les sucede a los otros que a sí mismos, sin darse cuenta que, de esta forma, el entrometido pierde de vista sus objetivos y la lucha por sus sueños.

Se queja.

  • De nada sirve hablar una palabra de fe, una palabra positiva y después invalidarla con una queja posterior: “qué estupenda fiesta… pero la comida deja mucho que desear”. La queja no nos permite avanzar porque nos hace concentrarnos en lo negativo y no nos permite ver lo bueno de cada persona o situación.

Cada uno se llena de lo que dice porque el poder más grande que tenemos los seres humanos está en nuestro hablar y es fundamental aprender a hacerlo correctamente para atraer la bendición, todo lo bueno que la vida tiene para darnos. Hablar con fe, hablar en positivo funciona en distintas áreas porque tu boca maneja toda tu vida, tu manera de hablar crea la atmósfera a tu alrededor y demuestra tu estado emocional y espiritual. Aquello que está en tu interior tarde o temprano saldrá por tu boca.

Un abrazo,

Elías Berntsson 

(Leído 762 veces - 1 hoy)

P.D. ¿Tienes una sensación constante de ser menos valioso que otros?, ¿no te sientes a gusto contigo mismo?, entonces, sinceramente, te recomiendo escuchar mi curso 15 claves para una autoestima indestructible, en el cual encontrarás una guía para descubrir la felicidad donde siempre estuvo, en tí mismo. Haz clic aquí  para ver el vídeo de mi testimonio y conocer las 15 claves. Te contaré cómo sané mi autoestima, y cómo tú también puedes hacerlo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

2 comentarios en “Cuando Hablas, Creas -Por Bernardo Stamateas-”

  1. Gracias por la alluda que me brindan es muy importante para mi ya que vivo en un lugar q no es mi país y ya tengo que irme por persecución des pues de tantos anos de vivir aquí ahora me a pollo en ustedes mientras que puedo retirarme de aqui. Muchas gacias. Poe el apollo que me bindan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *